Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
alfonso carlosena rector de la upna

“El convenio reserva financiación para el plurilingüismo, la contratación de investigadores y las obras del campus”

Una entrevista de María Olazarán - Fotografía Unai Beroiz - Domingo, 24 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Carlosena se encuentra en mitad de su mandato.

Carlosena se encuentra en mitad de su mandato. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Carlosena se encuentra en mitad de su mandato.

pamplona-Llega al ecuador de su mandato con la mejor noticia: el convenio de financiación plurianual. ¿Satisfecho con el resultado? ¿Ha sido difícil llegar a un acuerdo?

-Sí, estoy satisfecho. Como en toda negociación, cada una de las partes tiene que ceder en algo y al ser un convenio plurianual nos podemos pillar los dedos, pero el convenio garantiza una financiación estable en los próximos años, creciente en función de las circunstancias económicas. Pero lo más importante no es la cifra sino que el convenio refleja cuál es la actividad universitaria: docencia, investigación y transferencia. Se priorizan determinadas actividades de nuestro plan estratégico y se prevé financiación para infraestructuras.

La presidenta explicó que consta de cuatro vías de financiación: una aportación básica, otra para inversiones, otra para resultados y una cuarta para mejoras. Entiendo que una es fija y las otras son variables.

-Sí, una parte es estructural y es el dinero necesario para levantar la persiana y pagar los sueldos. Luego está la partida de resultados, que es donde se incorporan las tres actividades básicas de la Universidad (docencia, investigación y transferencia) y se financia en función de los resultados. En la partida de mejoras se incluyen los proyectos de nuestro plan estratégico que necesitan una financiación especial y por último, hay una aportación para infraestructuras.

¿Y cada financiación tiene una cuantía económica fija ya asignada?

-Para los apartados de mejoras e infraestructuras hay consignadas unas partidas determinadas. Las otras dependen de los resultados y del crecimiento económico de Navarra.

¿Tienen ya cantidades para 2018?

-Aún no. Ahora tenemos que firmar el convenio y en función del mismo calcular el presupuesto para 2018. La expectativa es que el Gobierno apruebe el convenio en su próxima sesión, la próxima semana, y a partir de ahí nos sentaremos para hacer números.

Tanto la presidenta Barkos como usted comentaron en el acto de apertura que el convenio servirá para impulsar el plan estratégico de la UPNA y acciones vinculadas al plan S3 del Gobierno. ¿Podría concretar alguna de estas acciones?

-Por ejemplo, cuatro acciones que están reflejadas en el apartado para mejoras y que necesitan una financiación especial son impulsar el plurilingüismo, es decir, docencia en inglés y en euskera;crear materiales docentes en euskera;apostar por la captación de talento, es decir, contratar personal de investigación;o fomentar las tesis internacionales. En infraestructuras está previsto reponer equipamiento docente e investigador, finalizar el Aulario (queda por terminar la mitad de la última planta) y continuar con las obras del edificio de El Sario. Sólo tenemos el continente y hay que acometer las obras para hacer aulas.

¿El convenio refleja la remodelación del mapa de titulaciones?

-Sí, se habla de los nuevos grados, no se citan nombres, pero recoge cualquier ampliación de oferta.

La UPNA prevé ofertar Ciencias de Datos, Ciencias, Biotecnología e Ingeniería Biomédica en 2018-19. Y quedarían para 2019-20 Psicología, Historia y Patrimonio e Internacionalización y Cooperación. ¿Por qué se han decantado por estos grados?

-Llevamos trabajando en los nuevos grados desde el primer día porque era mi compromiso y una necesidad de la UPNA. Se hizo un análisis muy serio y se tuvieron en cuenta tres elementos: la demanda de formación de personas;la demanda social y económica, es decir, la empleabilidad;y la propia estrategia de desarrollo regional, ya que la Universidad debe proveer los titulados que cree que Navarra va a necesitar. En alguno tiene más peso la demanda de personas, como es Psicología, en otros, la empresarial, como los grados de Ciencias, y en otros, la estrategia regional, como es Salud.

Y también paliar la carencia de carreras humanísticas de la UPNA.

-Si existe una demanda social de formación de Humanidades, y la hay, debemos atenderla. Pero planteamos una formación humanística que tenga un perfil de empleabilidad y un acomodo en la industria cultural, uno de los elementos de la estrategia S3.

También han optimizado recursos (las tres carreras de Ciencias comparten el primer año) para que el desembolso económico sea menor.

-Hemos planteado siete grados y luego veremos si se pueden implementar todos y cuándo. Una condición previa ha sido que sean grados que, en la medida de lo posible, puedan usar recursos ya existentes en la UPNA para que su coste sea menor.

El grado de Medicina va por otro vía. ¿Es más una decisión política?

-No es tanto una cuestión política. Lo que ocurre es que la UPNA tiene capacidad para poner en marcha cualquiera de esos siete grados por sí sola. Sin embargo, Medicina es una carrera muy ligada al sistema público de Salud. Por un lado, muchos de los profesores son médicos, que se configuran como docentes vinculados o a tiempo parcial, y por otro el alumnado necesita hacer prácticas en el sistema públicos de salud y usar sus recursos. Implantar Medicina requiere una enorme coordinación con el sistema público de Salud.

La presidenta aseveró que la facultad de Medicina “es un objetivo de primer orden” para el Gobierno. Parece que su intención es clara.

-Sí empieza a haber un convencimiento cada vez mayor de la necesidad y quien tiene que comprometer los recursos es el Gobierno, que es el que paga, pero hay que esperar a tener los resultados.

Para el curso 2018-19 imposible...

-Imposible.

El rector de la Universidad de Navarra aseguró que sigue “con interés y afecto” la posible llegada de Medicina a la UPNA. ¿Cree que están preocupados por la competencia?

-No creo, lo digo honestamente, que sea una competencia para la Universidad de Navarra porque la demanda en Medicina es tremenda (una relación 9 a 1 entre las personas que piden estudiar y las que pueden hacerlo), también hay demanda de profesionales y la UN tienen mucho alumnado de fuera de Navarra. Creo que no sería competencia en absoluto. Además, una vez que la propia estrategia de desarrollo regional define Salud como uno de los elementos clave, la implantación de Medicina en la UPNA reforzaría el sistema público de salud e, incluso, les reforzaría a ellos.

¿Hay espacio en la UPNA para afrontar la ampliación de grados?

-Este curso hemos tenido que cambiar horarios para acomodar los grupos. Estamos al límite. Si se aumentan los grados, no de forma inmediata, pero se necesitarán nuevas aulas.

¿Tienen previsto llevar alguno de estos nuevos grados a Tudela?

-La idea es ofertarlos en Pamplona.

Este año ha desaparecido la tasa de reposición y se han podido convocar plazas. ¿Cuántos profesores cuentan con una acreditación docente superior a la que tienen?

-Tenemos casi 200 profesores acreditados a figuras superiores a la que ocupan, sin embargo, las plazas que hemos sacado entre cátedras y titulares no llegan a 20. Vamos un poco mejor pero tampoco mucho.

¿Cuál sería la solución ideal?

-Ejercer la autonomía universitaria en la política de profesorado y que cada universidad, dentro de las restricciones presupuestarias que acuerde con su CCAA, pueda tener la política de recursos humanos que quiera. En la tasa de reposición a veces se aplican los mismos criterios y no es lo mismo la Administración de Justicia que la Universidad.

Este curso se van a adelantar los exámenes tal y como han exigido durante años los estudiantes. Pero no están del todo contentos.

-Hay opiniones para todos los gustos. El punto al que se ha llegado es que algunos exámenes del primer semestre se podrán hacer antes de Navidad y otros, después, para acomodar todas las posiciones. Ponerlos todos antes sería imposible.

En cualquier caso lleva dos años de mandato bastante plácidos, sin grandes conflictos en el campus.

-Bueno, salvo el momento aquel un poco complicado [en referencia a la entrada de la Policía Foral en el campus] la comunidad está tranquila, cosa que es de agradecer porque estamos acometiendo proyectos importantes y se agradece la tranquilidad.

La UPNA conmemora este año su 30º aniversario y usted lleva 25 años en la casa, ¿ha cambiado mucho la Universidad? ¿Y Navarra? Siempre dice que no sería la misma...

-No se puede comprobar pero creo que es evidente que Navarra sería otra. La UPNA tampoco tiene nada que ver con la que era, ha cambiado a mucho mejor. Cuando me presenté a rector dije que mi idea era dar un salto cualitativo y creo que es el momento. Los tiempos cada vez son más rápidos y la UPNA tiene que adaptarse a la misma velocidad. Aunque seamos una universidad presencial tendremos que incorporar nuevas herramientas tecnológicas y ofertar formación on line, la línea de la internacionalización seguirá siendo clave... Y hay cosas que no cambian. Debemos seguir siendo el lugar donde se formen titulados de mayor nivel, se haga investigación, y ésta se transfiera a la sociedad.

¿ Se presentará a la reelección?

-En dos años pueden cambiar muchas cosas.

“Medicina exige una enorme coordinación con el sistema público de Salud;la UPNA no puede implantarla por sí sola”

“Estamos satisfechos con el convenio, que garantiza una financiación, creciente en función de la economía”

“Defiendo poder ejercer la autonomía universitaria en la política de profesorado y que cada centro elija la suya”