“Nos ha encantado ver la historia del gigante en el cine. Ha sido increíble”

La familia Lizarribar-Iturri acudió ayer a Donostia para ver la leyenda que la ama les ha contado desde pequeñas

Lunes, 25 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

SAN SEBASTIÁN- “Desde pequeños hemos conocido la historia del gigante de Altzo, y verlo en el cine ha sido increíble”, contaba ayer Naroa Iturri tras ver la película. A primera hora de la mañana había acudido a Donostia junto a su hermana y su ama, Milagros Lizarribar, de 67 años, natural de Altzo y la encargada de transmitirles la leyenda del gigante.

“Le ha gustado mucho oír los nombres de los personajes que conoce de toda la vida, las cosas que se contaban de él. Estaba encantada”, señalaba, y añadía que durante la sesión se sentaron junto a una amiga que resulta ser descendiente del propio gigante: “Hemos hecho cálculos y creemos que es la tataranieta del tío de Joaquín”.

Aunque el filme tiene momentos de comedia, “lo que ayuda y te hace reír”, Naroa destacaba la tragedia que se escondía tras la leyenda del gigante de Altzo. “No me ha sorprendido porque sabíamos lo dura que había sido su vida”, apuntaba, y explicaba que “desde siempre hemos visto las marcas en la ermita con su altura, la ropa y los zapatos que usaba y la estatua que hay en el pueblo”.

Asimismo, la familia Lizarribar-Iturri indicaba que antes de ver la película llegaban con buenas sensaciones al estar dirigida por los mismos autores que Loreak. “Jon Garaño estudió conmigo y sé cómo es, por lo que sabía que iba a hacer algo así”, comentó, destacando sobre todo el trabajo de fotografía y posproducción. “He oído que había gente que pedía más evolución en los personajes, pero creo que es una historia que está hecha desde dentro, y eso se nota”, aseguraba.

La misma impresión de la familia también se pudo observar ayer durante los pases del filme, en los cuales los espectadores ovacionaron un par de veces la producción tras su final.

Handia se estrena en la salas comerciales el próximo 20 de octubre, donde seguramente estos aplausos e impresiones se vuelvan a repetir. - A.Z.