Y el domingo, el apocalipsis

Lunes, 25 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Prohibido votar.

Prohibido votar. (Foto: Archivo)

Galería Noticia

Prohibido votar.

La victoria al precio que sea, junto a la guerra, el hambre y la muerte, los cuatro jinetes del Apocalipsis le esperan en una semana al pueblo de Catalunya en la forma que nos bombardea día sí y día también la Brunete mediática, si persiste en su deseo de ejercer su derecho a decidir. “No ha llegado la paz, ha llegado la victoria”, advierte Agustín González (Luis) a Gabino Diego (Luisito) enLas bicicletas son para el verano, la excelente película de Jaime Chávarri sobre la no menos excelente novela de Fernando Fernán Gómez.

Los rayos y centellas, los cráteres del Averno, las calderas repletas de plomo hirviendo que alimenta Pedro Botero, las bombas de Hiroshima y Nagasaki y las actuales de Donald Trump y de Kim Jong-un peleando por ver quien la tiene más grande, las siete plagas de Egipto y las peores y más gruesas catástrofes derivadas del cambio climático, caerán sobre los catalanes. Atrevidos ellos pretenden decidir sobre el derecho a decidir y ya de paso sobre su independencia.

Lo tienen jodido, porque todavía vamos a ser testigos de la detención de parlamentarios, alcaldes, concejales, invasión de las Fuerzas del Orden Público a la Universidad contra la invasión de los estudiantes, igual que conocimos cuando aquello de “los grises”, que ahora son azules (creo) y como entonces defensores (supongo) de la legalidad y de la Inmaculada Constitución. Todo por negarse al diálogo (dialogamos pero aquí se hace lo que yo diga) que les ha ofrecido el que me suena amortizado presidente Mariano Rajoy.

Sorprende por ridículo que el tal Rajoy ofrezca ahora (en la prensa extranjera, que se está meando de risa) abordar una reforma constitucional dialogando “todos los días y todos los meses que haga falta” (a buenas horas, mangas verdes) y los ministros Montoro y De Guindos ofreciendo que “si se renuncia al 1-O, se hablará de dinero” (Financial Times), precisamente ahora que le ven las orejas al lobo.

En Canadá (Quebec), Dinamarca (Groenlandia), Reino Unido (Escocia) y la exYugoslavia (Kosovo) son el hazmerreir, precisamente con el país al que más veces le han parado los pies y le han sacado los colores por tramposos y chanchulleros los tribunales de Justicia europeos. El Tribunal Internacional de Justicia de la Haya, principal órgano judicial de las Naciones Unidas, sentenció el 22 de julio de 2010: “Declaramos que no existe en derecho internacional ninguna norma que prohíba las declaraciones unilaterales de independencia. Declaramos que cuando hay una contradicción entre la legalidad constitucional de un Estado, y la voluntad democrática, prevalece esta segunda, y declaramos que, en una sociedad democrática, a diferencia de una dictadura, no es la Ley la que determina la voluntad de los ciudadanos, sino que ésta es la que crea y modifica cuando sea necesario la legalidad vigente”. Pues eso y gracias Bixente, esker mile. - L.M.S.