Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

accedió a la habitación con la víctima dormida

6 años de cárcel por abusar de la novia de su compañero de piso en Pamplona

La Audiencia entiende que accedió a la habitación con la víctima dormida y la tocó sin su consentimiento

Enrique Conde - Martes, 26 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona.

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona. (D.N.)

Galería Noticia

  • Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona.

pamplona- Un vecino de Pamplona de 49 años, de nacionalidad búlgara, ha sido condenado por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra a seis años de prisión por un delito de abuso sexual cometido sobre la novia del compañero de piso al que alquilaba una habitación en Pamplona. La sentencia se puede recurrir ante el TSJN y absuelve al acusado del delito de agresión sexual, al descartar la Audiencia que acometiera a la víctima con el uso de la fuerza o de violencia. Se le impone una orden de alejamiento de 12 años, además de una indemnización de 30.000 euros.

La Audiencia considera probado que el acusado invadió la habitación de la víctima, cuando esta se encontraba dormida y sola encima de la cama y pasó a realizarle distintos tocamientos. Así, los hechos ocurrieron en septiembre de 2016 cuando el procesado compartía la vivienda con la víctima y el novio de esta desde hacía aproximadamente un mes. De esta forma, el 1 de septiembre de 2016 a las 14.00 horas, la víctima se encontraba acostada y el acusado aprovechó para irrumpir desnudo en la habitación y le introdujo sus dedos en la vagina, lo que hizo que la mujer se despertase. Tras recriminarle su actitud, y pese a que el acusado siguió con una actitud similar, la víctima le dio una fuerte patada al acusado, que cayó de la cama y se marchó. A los diez minutos volvió a acceder a la habitación con similar fin sin conseguirlo.

CREDIBILIDAD La Audiencia considera verosímil el testimonio de la denunciante porque “no existe en la causa circunstancia alguna que permita afirmar que concurra algún motivo espurio en la declaración de la denunciante, o algún elemento del que deducir que no es creíble su testimonio, sin que las referencias que se hacen por la defensa del procesado a la presunta deuda que la misma junto a su pareja pudiera tener, por la ocupación de la habitación de la vivienda arrendada por el acusado, pueda constituir una circunstancia que afecte a esa credibilidad”. El tribunal concluye que “en modo alguno puede estimarse acreditada que existiese una deuda precedente” y, además, “en el acto del juicio el propio procesado vino a reconocer que la mujer no tenía animadversión hacia él, sin que la referencia a la existencia de una deuda dineraria sea suficiente para que concurra un móvil espurio. Incluso el acusado admitió que se dirigió a la denunciante al verla dormida interesándose por si había acudido a un examen por lo que de concurrir esa deuda no parece que fuera motivo de discordia”.

Además de ello, la versión de la denunciante ha mantenido una persistencia y la Sala tampoco aprecia que existan contradicciones en cómo se produjo la invasión de la libertad sexual de la denunciante. Por último, en las muestras que se le tomaron la mujer existe ADN compatible con el acusado en un porcentaje alto y el médico forense explicó de un edema que presentaba la mujer que podía tener relación con la forma en la que se produjeron los hechos. Sin embargo, el tribunal no entiende que los hechos constituyan un delito de agresión sexual, ya que no queda probado el uso de la fuerza y le surgen dudas al tribunal “sobre la concurrencia de una acción de sujeción dirigida a inmovilizar total o parcialmente a la denunciante. Es decir estamos en presencia de una ausencia de consentimiento absoluto, pero no uso de la fuerza como elemento típico de acción atentatoria contra la libertad sexual”.

Herramientas de Contenido