Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

12,5 años de cárcel por golpear, insultar y vejar a su pareja durante ocho años

El acusado deberá indemnizar a la víctima con 31.105 € por las lesiones y secuelas

Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Exterior del Palacio de Justicia de Navarra.

Exterior del Palacio de Justicia de Navarra. (Foto: Oskar Montero)

Galería Noticia

Exterior del Palacio de Justicia de Navarra.

pamplona- Un vecino de Pamplona de 48 años ha sido condenado a un total de 12 años y 6 meses de prisión por golpear, lesionar, humillar, insultar y vejar a su pareja sentimental reiteradamente desde octubre de 2007 hasta julio de 2015. En la sentencia, que puede ser recurrida, el Juzgado de lo Penal número 5 de Pamplona impone al acusado 2 años y 6 meses de prisión por un delito de malos tratos habituales;4 años por cada uno de los dos delitos de lesiones con la agravante de reincidencia;un año por un delito de agresión en el ámbito familiar y otro año más por un delito de trato degradante. En el juicio, el fiscal había solicitado 16 años de cárcel. El procesado, además, deberá indemnizar a la víctima con 31.105 euros en total por las lesiones y secuelas causadas, así como por el daño moral. Según consta en la resolución judicial, el inculpado ya había sido condenado en septiembre de 2008 por un delito de maltrato no habitual a la pena de un año y 6 meses de alejamiento respecto a la víctima, que se cumplía el 17 de marzo de 2010.

Desde abril de 2007 hasta julio de 2014, la pareja residió en una vivienda de Pamplona. A partir aproximadamente de los 6 meses del comienzo de la relación, el encausado la amenazó de forma constante con las siguientes expresiones: “Si lo cuentas, hasta ese día vives”;“de la cárcel se sale, pero del cementerio no”;“sin querer te maté y me cargué con el muerto”. También llegó a golpear y romper diversos objetos de la mujer, además de hacerle pasar por un rosario de situaciones vejatoria.

En la sentencia, la juez considera probadas hasta siete agresiones que requirieron de asistencia médica y, dos de ellas, de ingreso hospitalario. La última acometida se produjo el 3 de julio de 2015, “cuando el acusado se dirigió por la espalda” a la víctima, con la que ya había terminado la relación, “y de forma sorpresiva le clavó un objeto punzante en al menos siete ocasiones en su pierna derecha”. Antes de eso, en diciembre de 2009, la hizo caer por las escaleras y le dio patadas lo que le ocasionó una fractura costal, un hemitórax, neumotórax y contusión pulmonar, que la mantuvieron 83 días de baja. Mientras que en 2011 le propinó patadas por todo el cuerpo y le ocasionó graves lesiones en un ojo y en marzo de 2012 le atrapó el brazo en un armario de la cocina. Para la juez, la prueba practicada durante el juicio, basada fundamentalmente en el testimonio de la víctima y los informes médicos, es “contundente en cuanto a la agresividad y actitud del acusado”. - E.C.