Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

el 99,25% de los alimentos analizados son seguros

El control sanitario de los alimentos en Navarra, garantizado en el 98,5% de casos

No se han encontrado restos del insecticida fipronil en huevos tras la alerta europea En 2016 solo el 1,9% de los establecimientos recibió una sanción y el 99,25% de los alimentos analizados son seguros

Unai Yoldi Hualde Oskar Montero - Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Interior de una planta avícola en Mélida que cumple satisfactoriamente la normativa.

Interior de una planta avícola en Mélida que cumple satisfactoriamente la normativa. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

pamplona - El Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra ha analizado recientemente la calidad de los huevos y derivados que se producen y elaboran en la Comunidad Foral en búsqueda de fipronil, un insecticida no autorizado que se usa para eliminar un ácaro en gallinas ponedoras. Sin embargo, los controles realizados por el Instituto no encontraron en ningún caso la presencia del insecticida, que activó una alerta alimentaria europea el pasado julio al encontrar casos en veinte países. A escala general, el control de la seguridad alimentaria en Navarra es constante y posee diferentes mecanismos y herramientas para asegurar que los productos son de alta calidad y así se ha conseguido que la seguridad de los alimentos que ingerimos sea del 98,5%. Para ello, durante 2016 se realizaron un total de 4.300 inspecciones en establecimientos e industrias alimentarias y solo se tramitaron 84 expedientes sancionadores, un 1,9%. También los laboratorios de Salud Pública analizaron 2.380 muestras de alimentos de los cuales se obtuvieron positivo en 18 casos, es decir, tan solo en un 0,75% de los alimentos. De ellos, seis muestras fueron por presencia de listeria, cuatro por alérgenos no declarados en la etiqueta, tres por presencia de Salmonella, dos por nitratos y nitritos, dos por triquina en jabalíes y uno por plaguicidas.

Sistemas de alertas En cuanto a la actuación ante un alimento “no seguro”, la Unión Europea regula la seguridad de los alimentos a través del sistema RASFF que tiene como objetivo compartir las alertas de forma rápida para evitar perjuicios en los consumidores. A nivel estatal, las alertas se transmiten a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI). Y en Navarra el Instituto de Salud Pública es el encargado de las comunicaciones, que este año tan solo ha emitido ocho alertas sobre alimentos producidos o comercializados en la Comunidad Foral. En este sentido, el jefe del Servicio de Seguridad Alimentaria y Sanidad Ambiental, Javier Aldaz, detalló que ante estos productos “se comparte la información y se retira del mercado los productos y alimentos no seguros”.

En Navarra la competencia sobre la producción primaria la tiene el departamento de Desarrollo Rural y en el resto de fases están bajo el control del Instituto de Salud Pública y Laboral. De esta manera, en las fases de elaboración y comercialización incluye un total de 18 programas agrupados en cuatro bloques. “Se trata de controles a establecimientos alimentarios, controles de información y composición alimentaria, control de riesgos biológicos y químicos y campañas de control del mercado y alertas alimentarias”, explicó Aldaz, quien aseguró que estos programas “abarcan la totalidad de la cadena alimentaria y la totalidad de los riesgos que se pueden presentar en los alimentos”.

Recomendaciones

Leer las etiquetas. El consumidor debe leer detenidamente las etiquetas a la hora de hacer la compra y manipular los alimentos de forma higiénica, respetando las temperaturas de preparación y de conservación separando los alimentos crudos de los cocinados.

No a las fuentes desconocidas. No comprar productos y complementos alimenticios de fuentes desconocidas. Se deben adquirir en canales de distribución de alimentos autorizados o en farmacia. Comprar en fuentes desconocidas, por Internet o por correo ordinario puede suponer un riesgo para nuestra salud alimentaria.

Desconfiar de comida “milagro”. Es importante desconfiar de los productos alimenticios que se anuncian con propiedades “increíbles” o como “soluciones milagro” para problemas de salud. En caso de duda, el consumidor debe consultar con el médico y advertirle de los complementos alimenticios que consume, especialmente antes de una intervención quirúrgica, en el embarazo o en la lactancia y si se va a dar a un niño o niña.

Responsabilidad compartida. La seguridad alimentaria actual se basa en la responsabilidad compartida de las empresas, las autoridades de control oficial y, cada vez más, del consumidor. De esta manera, se le considera como un agente activo en la seguridad de los alimentos que ingiere.

la frase

Mª josé pérez Jarauta “hay que tener mucho cuidado con la publicidad, la legislación estatal debería ser más restrictiva”

La directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral criticó los productos que se venden como solución a problemas de salud y que luego “no sirven para lo que dicen”. Según la directora no se trata de un problema de seguridad alimentaria sino de “publicidad poco saludable”.

Herramientas de Contenido