Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Competir-compartir

Iulen Lizaso Aldalur - Jueves, 28 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Apasionante el tema que al calor del verano se ha movido en la prensa. Coincido con uno de los ponentes sobre incompatibilidad entre ciencia y religión; menos coincidencia con quienes sobre espiritualidad y religión han intercambiado saberes y pareceres, habiendo quedado en el tintero el más transcendental por su alcance universal: ciencia y espiritualidad o ciencia de la existencia.

Temas ilusionantes por su potencial pedagógico, pero muy en particular, urgente por vital, si es que aún nos queda tiempo y cordura para recuperar entre oriente y occidente un mínimo de condiciones de seguridad y ánimo para la convivencia intercultural, totalmente desbaratada la primera y destrozada la segunda por un mal hacer histórico.

Como dice la escritora y profesora de filosofía Marina Garcés: “Cualquier problema, hoy, necesita múltiples entradas. Pero ¿cómo abrirlas si nuestra formación es, cada vez más, de vía única?”.

Así, elijo entrar desde la metodología amable que invita la psicopedagoga infantil María Montessori cuando asegura: “Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz, la gente educa para la competencia y esta es el principio de cualquier guerra. Cuando educamos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz”.

La paz se crea, el amor se siente y la libertad se gana. Tres pasos correlativos e indispensables para recobrar la honra y el pudor humanos perdidos en el mercado de valores. La justicia, la ley, son puerta para esa paz, y la igualdad la llave para abrirla o no.

Competir por la mentira o compartir la verdad; por la guerra o la paz; por la Bolsa o la vida… dos madres ante Salomón se disputaban la misma criatura, pero, ¿quién era la auténtica portadora de la verdad?

“La verdad está en el camino y nadie le detendrá”, aseguraba Emile Zola; también disputado entre quienes competían por odiarle más y quienes compartían su compromiso y denuncia a quienes promovían entonces como hoy una sociedad tan desigual e insolidaria.

Herramientas de Contenido