Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Navarra y el Estado aprobarán a finales de octubre la licitación de pliegos de la segunda fase del Canal

No concretan todavía el tipo de infraestructura ni la financiación
El Gobierno foral calcula que a finales de 2018 se licitará el proyecto para su posterior ejecución

Sagrario Zabaleta Echarte - Viernes, 29 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vista del Canal de Navarra a su paso por la localidad de Tiebas.

Vista del Canal de Navarra a su paso por la localidad de Tiebas. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

“El consejo de administración insiste en alcanzar un acuerdo para el diseño y para la ejecución de las obras”

pamplona - El consejo de administración de Canasa, empresa gestora del Canal de Navarra y compuesta en un 60% por el Estado y en otro 40% por Navarra, acordó ayer aprobar a finales de octubre la licitación de la redacción de pliegos del proyecto de la segunda fase de esta infraestructura para poder llevar agua a la Ribera. El Gobierno de Navarra prevé que a finales de 2018 se pueda licitar el proyecto para su posterior ejecución. Con estos plazos, el vicepresidente económico, Manu Ayerdi, y la consejera de Desarrollo Rural, Isabel Elizalde, creen que se está cumpliendo el calendario al que se comprometieron al inicio de la legislatura.

En una nota consensuada, el Gobierno de Navarra y el Ministerio de Agricultura indicaron que la responsabilidad de Canasa “es completar el proyecto del Canal de Navarra para atender las demandas de agua presentes y futuras de la Ribera, tanto en lo relativo a regadío como a abastecimiento de las poblaciones”.

Sin embargo, en la reunión de ayer todavía no se concretó cuál es la infraestructura que se va a construir para transportar el agua ni el modelo de financiación de las obras. Tampoco se dio respuesta a la propuesta de préstamos de usos expectantes que redactó el Gobierno de Navarra en febrero para cubrir el coste de la infraestructura.

En el encuentro en Madrid, que comenzó a las 13.00 horas, participaron la directora general del Agua del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Liana Ardiles; el vicepresidente primero y consejero de Desarrollo Económico, Manuel Ayerdi; la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde; la directora general de Canasa, Arantxa Vallejo; y el director general de Desarrollo Rural, Ignacio Gil, entre otros.

Tras más de tres horas de reunión, ambas administraciones acordaron licitar la redacción del proyecto a finales de octubre en Zaragoza. “Ahora se va a licitar la aprobación de los pliegos que regirán las condiciones administrativas como el de transcripciones técnicas del propio proyecto”, explicaron ayer fuentes del Gobierno navarro.

La propuesta de tubo soterrado del Ejecutivo foral para transportar el agua a la Ribera en vez de construir un canal a cielo abierto supone un ahorro de unos 85 millones de euros. La tubería podría costar entre 113 y 128 millones de euros frente a los entre 198 y 213 millones del segundo planteamiento. “Ha habido sintonía y estamos de acuerdo en casi todo”, indicaban fuentes oficiales del Ejecutivo navarro tras la reunión en Canasa. “Al final va a ser una propuesta consensuada: se alcanzará una solución técnica y no política”, remarcaron. Y desde un principio, parece que Canasa se decantaría por una tubería soterrada.

Pero en la nota oficial, la empresa gestora del Canal únicamente remarcó ayer que “el proyecto, además de ser lo suficientemente amplio y versátil, tiene que desarrollarse en las mejores condiciones económicas para los usuarios, de forma que sea una infraestructura sostenible y viable desde el punto de vista económico”. Y es que los usuarios, tanto regantes como de boca, deben soportar el 50% del coste del Canal.

los planteamientos Ambas administraciones llegaban a esta reunión después de una semana en la que han reiterado sus propuestas de cara a la opinión pública. La ministra Isabel García Tejerina expresó el martes en el Senado el compromiso del Estado de llevar el riego a 21.522 hectáreas y mejorar el suministro de agua en la Ribera, “maximizando el número de usuarios del Canal para lograr la sostenibilidad del proyecto y su viabilidad económica”. Además manifestó que se trataba de “un proyecto ambicioso, sin limitaciones de partida”.

El Gobierno de Navarra ha insistido estos días en la propuesta técnica de tubo soterrado, solución semejante a la que se eligió para la ampliación de la primera fase, y con un planteamiento de financiación en la que el Estado aporte 106 millones de euros por medio de préstamos de usos expectantes. Esta cantidad se uniría a los 77 millones de euros que ya aprobó conceder el Gobierno de Navarra a Canasa entre 2014 y 2026. “El Ministerio sabe nuestra propuesta tanto de infraestructura como de financiación. Pero vamos a ir paso a paso”, manifestaron estas fuentes. En cuanto al número de hectáreas, se ha persistido en que hay agua para un máximo de unas 15.300 hectáreas, debido a la reserva de agua y a la concesión de 6.400 metros cúbicos por hectárea que tiene cada productor.

proyecto pactado A pesar de que todavía las dos administraciones se deben poner de acuerdo en lo fundamental, infraestructura y financiación, Canasa reiteró en la nota consensuada que “será necesario alcanzar un acuerdo para el desarrollo de la segunda fase del Canal de Navarra con el fin de ejecutar un proyecto que no cierre oportunidades de desarrollo para Navarra, mejorando la productividad y competitividad del regadío, y generando riqueza en el medio rural, además de los beneficios medioambientales”.

canasa

Nota consensuada entre Navarra y Estado

día 16, reunión con usuarios Antes de que vuelva a juntarse el consejo de administración de Canasa, la ministra Tejerina tiene previsto realizar una visita a Navarra. Desde el Ejecutivo foral señalaron las intenciones de que se lleve a cabo una reunión a tres bandas entre la Administración central, navarra y los usuarios. “Hablaremos de la hoja de ruta y lo que entiende cada Administración que debe ser el proyecto”, detallaron fuentes del Gobierno navarro. Este encuentro es clave porque “las administraciones deben acordar con los usuarios el proyecto final para llevar el agua a la Ribera de forma responsable y sostenible”, concluyeron.

el mensaje

“Ha habido sintonía”. Fuentes del Ejecutivo valoraron que hubo “sintonía” en la reunión. El consejo de administración de Canasa repitió “la necesidad de alcanzar un acuerdo tanto para el diseño como para la ejecución de las obras de la segunda fase, tal y como se consiguió en el desarrollo de la primera fase, cuyas obras consistieron en la construcción de 101 kilómetros del canal y permitieron la puesta en riego de 22.336 hectáreas, así como las de la ampliación de esta fase, que regarán otras 15.275 hectáreas mediante la ejecución de una conducción de 21,3 kilómetros ya finalizada”.

las hectáreas

21.522

La ministra Tejerina aboga por llevar agua a 21.522 hectáreas de la Ribera.

15.300

El Gobierno de Navarra remarca que con la actual reserva y la concesión de riego de 6.400 metros cúbicos hay agua para un máximo de 15.300 hectáreas. Aunque insiste en que este no es el debate. “Vamos a garantizar toda el agua que quede disponible para la segunda fase del Canal”.

propuesta financiación

Planteamiento del Ejecutivo foral: préstamos de usos expectantes. En el caso de que la inversión necesaria fueran cien millones y se cubrieran con un préstamo de usos expectantes hasta 2026 concedido por el Estado y Navarra, de acuerdo a su participación en Canasa de un 60%- 40%, con un tipo del 3%; el Estado tendría que inyectar 106,2 millones. El Gobierno foral ya tiene aprobado uno de 77 millones, de los que ya ha concedido 25,5 millones. En 2017, ninguna de las administraciones debe poner dinero porque Canasa tiene liquidez, y en 2018, solo el Estado. Ya en 2019 hasta 2026, ambas, en su proporción de 60-40% de acuerdo a su accionariado.

Aportaciones. De esta forma, en 2018, el Estado aportaría 17,7 millones; en 2019, 24,6 millones; en 2020, 27,8 millones; en 2021, 27,5 millones; en 2022, 2,9 millones; en 2023, 1,71 millones; en 2024, 1,71 millones; en 2025, 1,41 millones y en 2026, 0,81 millones. En esta propuesta, en 2018, Navarra no aportaría nada; en 2019, 2,72 millones; en 2020, 18,54 millones; en 2021, 18,34 millones; en 2022, 1,94 millones; en 2023, 1,14 millones; en 2024, 1,14 millones; en 2025, 0,94 millones y en 2026, 0,54 millones.

Herramientas de Contenido