Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

su aparato sufrió un fallo técnico

Fallece un pamplonés mientras practicaba paramotor en Portugal

Emilio Calvo Atienza, de la Chantrea, murió el pasado día 20 en Setúbal, a unos 50 km al sur de Lisboa

Viernes, 29 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El fallecido, Emilio Calvo Atienza.

El fallecido, Emilio Calvo Atienza. (Foto:Cedida)

Galería Noticia

pamplona - Emilio Calvo Atienza, un vecino de la Chantrea de 66 años, falleció el pasado día 20 en un accidente de paramotor en Portugal. Calvo se encontraba en la zona de la Comporta, del municipio de Alcácer do Sal en Setúbal, a 50 km al sur de Lisboa, practicando vuelo con paramotor junto a varios compañeros cuando su aparato sufrió un fallo técnico y cayó al vacío. Según recoge el periódico portugués Público, las autoridades lusas que se encargaron de atender el atestado, concretamente el Comando Distrital de Operaciones de Socorro (CDOS) de Setúbal, registraron “la caída de un paramotor que causó la muerte de su tripulante”, destacando que el suceso “ocurrió en una zona con una pista agrícola y no causó más daños.

Según declaraciones de la misma fuente, destaca Público, la alerta sobre el accidente se recibió sobre las 18.12 horas y hasta el lugar se trasladaron “17 operativos y ocho vehículos”.

Emilio Calvo estaba casado, tenía cuatro hijos y dos nietos y era un vecino muy querido en su barrio, la Chantrea. Además, era un gran amante a los deportes aéreos. “Era muy aficionado. Ya había tenido algún accidente, pero nada lo separaba de esto; era su vida”, aseguran fuentes cercanas al fallecido. Además, Calvo era un experimentado piloto que contaba con “muchos años de vuelo, primero con el parapente y luego con el vuelo con motor” a sus espaldas. Y estaba vinculado a la Asociación Delta Club de Navarra, que se fundó en 1978, está enmarcada dentro de la Federación Nacional de Deportes aéreos y actualmente cuenta con 182 pilotos federados.

El paramotor, el deporte del que Emilio Calvo era un enamorado confeso, es una disciplina que nace a partir del parapente, al que se le añade un motor que, generalmente, lleva el piloto en la espalda. Sin embargo, y a diferencia del parapente, que necesita despegar desde una superficie elevada como una montaña o una ladera, el paramotor puede despegar desde cualquier lugar. Además, y dado que no depende de las corrientes de aire, puede recorrer grandes distancias y, prácticamente, aterrizar en cualquier sitio. Asimismo, esta disciplina puede practicarse de forma individual o biplaza, para dos personas. - D.N.

Herramientas de Contenido