Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

OSASUNA MAGNA 2-2 MOVISTAR INTER

El gigante se salva por poco

PRIMERAOsasuna Magna puso contra las cuerdas a un muy mermado Inter Movistar que suspiró aliviado con un gol a falta de dos minutos

Iñaki Sevillano | Iñaki Porto - Sábado, 30 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Dani Saldise regatea a dos jugadores del Inter Movistar en el partido de ayer.

Dani Saldise regatea a dos jugadores del Inter Movistar . (Iñaki Porto)

Galería Noticia

  • Dani Saldise regatea a dos jugadores del Inter Movistar en el partido de ayer.

Osasuna Magna 2

Movistar Inter 2

OSASUNA MAGNA Asier;Araça, Dani Saldise, Rafa Usín, Eseverri -cinco inicial-, Víctor, Alvarito, Roberto Martil, Eric Martel y Bynho.

MOVISTAR INTER Jesús;Gadeia, Rafael, Ortiz, Elisandro -cinco inicial-, Daniel, Pola, Solano, Ricardinho, Taffy y Borja.

Goles 1-0, min.10: Víctor. 1-1, min.15: Rafael. 2-1, min.17: Roberto Martil. 2-2, min.38: Ricardinho.

Árbitro Cid y Martínez. Mostraron tarjeta amarilla a Eric Martel, de Osasuna Magna, y a Borja, Daniel, Ortiz, Ricardinho y Jesús, del Movistar Inter.

Estadio Pabellón Anaitasuna ante unos 3.000 espectadores (lleno).

pamplona- ¿Quién dijo miedo? Osasuna Magna empequeñeció ayer sobremanera al Inter Movistar ante un Pabellón Anaitasuna a reventar y a punto estuvo de hacerlo desaparecer por completo si no hubiera sido porque a falta de dos minutos y apoderado por un nerviosismo más que patente, los visitantes consiguieron empatar un choque que engrandece de nuevo el despliegue de intensidad y voluntad del conjunto navarro.

Ni Ricardinho, ni Elisandro, ni Ortiz, ninguna de las grandes figuras del Inter fueron mejores que los 10 jugadores que ayer defendieron los colores del Magna. Desde el minuto uno hasta el 40 fueron la sombra de lo que prometían ser y presas de un despliegue de voluntad al que ni soñaron aproximarse, rozaron ser la siguiente víctima, el segundo gigante de la temporada que pudo haber caído y que por poco salvo el cuello.

Osasuna Magna planteo un partido sin miedo, sin ningún complejo y en la primera parte torno en pesadilla cada posesión del Inter gracias a una presión de todos sus hombres que por momentos llegó a abarcar cada metro del campo. Los robos, consecuencia lógica, se sucedían y, de manera muy inteligente, los jugadores del equipo navarro realizaron rápidas transiciones, esquivaban a los defensores y finalizaron casi todas las jugadas -algo fundamental, dado que el mayor peligro de Inter se generó gracias a los espacios que aprovechaban a la contra-.

Por supuesto, no todas las tentativas ofensivas de Osasuna Magna se sucedieron por demérito del Inter. Con la calidad de Usín, Saldise y Bynho en el campo la balanza de imaginación y capacidad de rascar magia de la nada se multiplicaba y precisamente así nació el primer gol del partido: Usín filtró entre líneas un pase imposible, Saldise remató y Víctor, listo al rechace, goleó.

Pero enfrente estaba el Inter. El que es uno de los mejores equipos del mundo aprovechó un resbalón de Araça para, con superioridad, ejercer su autoridad y empatar. Y cuando parecía que los visitantes podían llegar incluso a remontar, Martil, insultantemente solo en el área pequeña, cabeceó para revitalizar las esperanzas de triunfo de los navarros.

La victoria momentánea permitió que Osasuna Magna pudiera replegarse en la segunda parte y esperar una contra que sentenciara el partido, como ocurrir con el penalti de Usin, pero ya con portero jugador, Ricardinho maquilló su partido y logró una igualada in extremis.

Herramientas de Contenido