Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La gran. Apuesta

Cuando Kymco anunció la futura llegada del AK 550 al segmento de los grandes scooters, más de un competidor se echó a temblar. Luego, el paso del tiempo y el brillante hacer del AK han corroborado esos temores.

Un reportaje de Tomás Pastor - Sábado, 30 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La imponente estampa del AK anuncia la llegada de otro gran competidor al segmento de los scooters de altas prestaciones. Fotos: Kymco

La imponente estampa del AK anuncia la llegada de otro gran competidor al segmento de los scooters de altas prestaciones. Fotos: Kymco

Galería Noticia

  • La imponente estampa del AK anuncia la llegada de otro gran competidor al segmento de los scooters de altas prestaciones. Fotos: Kymco

El nuevo AK 550 representa la gran apuesta de Kymco a todos los niveles. Por un lado, es el resultado del trabajo de cinco años de desarrollo de una gran marca a nivel mundial en el segmento de las dos ruedas, con predominio de los scooters, aunque también con presencia destacada en motocicletas, ATV y bicicletas eléctricas. Con sus 45 nuevas patentes, este scooter de alta cilindrada constituye un ataque directo en un segmento dominado por las mayores firmas japonesas y europeas, y muy especialmente para el todopoderoso Yamaha T-Max, el modelo de referencia y en el que se ha inspirado el taiwanés.

El AK 550 tiene el honor de ser -y así lo remarca su fabricante- “el primer scooter inteligente que cuenta con un sistema propio de conexión al teléfono móvil (Noodoe), que permite acceder a la información de interés, en marcha y en parado, personalizar la motocicleta y compartir la nueva experiencia con otros usuarios de Kymco”. La llegada de Internet al mundo del scooter con Noodoe aporta, por ejemplo, información meteorológica, sobre gasolineras, de la ubicación de nuestro AK 500, si tenemos llamadas perdidas, mensajes o asuntos de interés en las redes sociales, además de una brújula inteligente.

A nivel puramente técnico, el Kymco AK 550 incorpora novedades dignas de mención, como su motor bicilíndrico de gasolina (550 cc, 53,7 CV a 7.500 rpm y 55 Nm de par máximo a 5.750 vueltas) y transmisión (CVT, de variador continuo) totalmente separados y anclados fijos al chasis de aluminio, dos modos de potencia (full power y lluvia), embrague multidisco en baño de aceite, transmisión secundaria por correa dentada con piñón de salida en el eje del basculante, unos impresionantes y supereficaces tres frenos de disco Brembo con ABS Bosch de última generación (9.1), neumáticos Metzeler específicos en medidas 120/70 y 160/70 sobre llantas de 15 pulgadas de diámetro, depósito de 15 litros de capacidad, hueco bajo el asiento con espacio para un integral, 230 kilogramos de peso en orden de marcha, altura de asiento de 78,5 centímetros, 160 km/h de velocidad máxima homologada y un consumo medio de sólo 4,8 litros a los 100 kilómetros.

El equipamiento también es de superlujo: luces de led, cúpula regulable, respaldo de conductor regulable, cuadro digital con conexión al smartphone (Noodoe), indicador de presión de neumáticos y de carga de batería, puños calefactables, arranque sin llave, freno de estacionamiento, un año de seguro a terceros con cobertura de robo incluido en el precio (9.949 euros, más gastos de matriculación) y las opciones de ampliar la garantía dos años más (175 euros) y del seguro a todo riesgo (190 euros).

El primer contacto con el AK resulta de lo más estimulante. Tras admirar su espectacular estética y el imponente color Negro Vulcano, poner en marcha el AK implica disfrutar de un sonido de motor irresistible. Potente, profundo y hasta ligeramente intimidatorio al ralentí y bajas revoluciones, luego se torna más civilizado y discreto a medida que aceleramos. Y esa es otra de sus virtudes. Su velocidad -corre más que los 160 km/h homologados- y brillantes aceleraciones se ven acompañados por un comportamiento dinámico y frenos sobresalientes. No sorprende, tras conducirlo, que Kymco se atreviera a presentarlo a la prensa del motor dentro de un circuito de velocidad, donde el nivel de exigencia es infinitamente mayor que en carretera abierta. Los frenos, por encima de todo, son lo más impactante: potentes, dosificables, resistentes y hasta bonitos.

Con protección aerodinámica suficiente, apreciable confort y finura de marcha, manejable y ligero incluso en pleno atasco de viernes a la tarde por las intransitables calles de Pamplona en hora punta, el AK 550 demuestra que además de un gran scooter deportivo con el que se puede viajar también es un perfecto compañero para el día a día. Sólo los más comodones se podrán quejar de unas suspensiones demasiado firmes sobre asfaltos rotos, aunque luego disfrutarán de ellas para lograr una imperturbable estabilidad enlazando curvas. También son criticables los reflejos de su cuadro de mandos en días de mucho sol. En todo lo demás es una apuesta ganadora, la gran apuesta de Kymco.

las claves

KYMCO

AK 550

El deportivo Kymco AK 550 se consolida como una de las opciones más sólidas por su conectividad, precio, rendimiento y modernidad

Herramientas de Contenido