Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Melodía de un colapso

El cineasta alemán Robert Schwentke presenta en Donostia su último trabajo, ‘The Captain’, un filme en el que aborda el desmoronamiento del Tercer Reich en los últimos días de la II Guerra Mundial a través de los ojos de un desertor alemán que se hace pasar por un cruel oficial nazi

Un reportaje de Harri Fernández. Fotografía Esti Veintemillas - Sábado, 30 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los actores Frederik Lau, Max Hubacher, Milan Peschel y Bernd Hölscher, rodean al director Robert Schwentke (centro, con camisa blanca), en la presentación de ‘The Captain’, ayer.

Los actores Frederik Lau, Max Hubacher, Milan Peschel y Bernd Hölscher, rodean al director Robert Schwentke (centro, con camisa blanca), en la presentación de ‘The Captain’, ayer.

Galería Noticia

  • Los actores Frederik Lau, Max Hubacher, Milan Peschel y Bernd Hölscher, rodean al director Robert Schwentke (centro, con camisa blanca), en la presentación de ‘The Captain’, ayer.

Un hombre toca una trompeta. Lo hace subido a un jeep que persigue y busca liquidar a un desertor nazi a falta de dos semanas del fin de la II Guerra mundial. Con esta escena, tintada de una impresionante potencia visual, comienza Der Hauptamann/The Captain, el filme de Robert Schwentke, que luchará hoy por hacerse con la Concha de Oro de la Sección Oficial del Zinemaldia.

Este filme, que cuenta con un guion del propio Schwentke, sigue la historia del citado desertor, interpretado por Max Hubacher, un soldado raso que, en su fuga, se topa con un traje de capitán. Valiéndose de esta vestimenta y en un momento histórico en el que el Tercer Reich se está colapsando, el personaje de Hubacher perpetra las mayores barbaridades con el único objetivo de seguir vivo.

La historia de The Captain está basada en hechos reales y sigue los pasos de Harold (Hubacher) que tras hacerse con un traje de capitán del ejercito nazi comienza a hacer uso del poder que este le otorga para ir reclutando a otros miembros desperdigados del ejército y conformar su pequeño batallón. La crueldad de Harold le llevó a ordenar -y perpetrar él mismo- el asesinato de cientos de compatriotas desertores del ejercito de Adolf Hitler.

En 1945, el Tercer Reich se encontraba en momento de desmoronamiento y los combatientes alemanes desertaban en masa. Era la música habitual en un país -y sistema- que se estaba colapsando. Una situación donde, incluso, los compañeros se volvían unos contra otros. De hecho, gran parte de la obra transcurre en el Campo de Trabajo controlado por los nazis donde encarcelaban a los desertores de su ejército.

Según el propio director, durante el proceso de documentación de la película, en periódicos de la época, descubrieron que había localidades donde de la noche a la mañana aparecían “2.000 desertores”, que se dedicaban al saqueo de las villas y ciudades.

Schwentke, cineasta alemán responsable de filmes como Red, Insurgenteo La mujer del viajero del tiempo, explicó que hasta la fecha solo dos películas han abordado la temática de la II Guerra Mundial desde el punto de vista de los “perpetradores”. En este sentido, añadió que incluso esas películas no afrontan esta cuestión de una forma “profunda”. “El cine alemán se ha alejado del punto de vista de aquellos que perpetraron la II Guerra Mundial”, afirmó el realizador.

Aun más, la intención del cineasta es generar dudas morales en el público situando a un personaje realmente malvado como protagonista. En este sentido, la intención de Schwentke es la de “obligar” al público “a no posicionarse en lado moral de la historia”.

Sobre este punto, el actor protagonista, quiso remarcar que su personaje no disfrutaba con el asesinato de sus compatriotas, sino que gozaba con el hecho de que cada vez que se encontraba en una encrucijada, era capaz de salir adelante, daba igual la manera

Asimismo, aseguró que en determinadas ocasiones, pese a coger distancia con el personaje principal, se creaban situaciones difíciles, debido a la dificultad moral que supone interpretar a un personaje de esas características.

La película ha sido filmada en blanco y negro para que la brutalidad y la sangre en el filme no distraigan de la trama al espectador

La obra busca “obligar” al público a “no posicionarse en el lado moral de la historia” colocando a un malvado c

Aun y todo, y pese a la crueldad del capitán, los realizadores explicaron que no deseaban mostrar a “un monstruo”, sino a “un ser humano con sus propios problemas”.

un protagonista poco fiableSchwentke también habló sobre el personaje histórico del capitánHarold. El cineasta quiso dejar claro que todo lo que relata sobre esta “figura histórica” es “cierto” pero que el testimonio que dejó Harold “no es muy fiable”.

El realizador afirmó que el propio Harold dijo que el traje lo “había encontrado”, cuestión puesta en duda por el director, teniendo en cuenta la brutal trayectoria del soldado nazi.

Asimismo, afirmó que deseaban que su pasado fuese un “misterio”, y crear un personaje que “perturbase” a la audiencia. “Era una persona que antes de la guerra limpiaba chimeneas, y no hay nada que justifique en lo que se convirtió”, explicó el director.

Blanco y negroLa película está rodada en blanco y negro. Según Schwentke la decisión de rodar de esta manera tiene que ver con el enfoque de la historia.

Al tratarse de una película muy violenta y sangrienta, consideraron que de hacerla en color, la atención del espectador iba estar dirigida sobre todo a la sangre.

Esa es la razón por la cual apostaron por el blanco y negro, para centrarse en la historia y para que las cuestiones estéticas no lo empañasen la melodía de un sistema y un seres humanos que se encuentran al límite y al borde del más absoluto colapso.

próximas proyecciones

Hoy. Antiguo Berri 2 (16.00).

Hoy. Victoria Eugenia (23.00).

Herramientas de Contenido