Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La lógica del discurso y la expresión familiar

Javier Quintano Ibarrondo - Sábado, 30 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

En el título de un reciente artículo de Úriz Iglesias, aparecido en el espacio Tribunas de este diario, ya nos encontramos con una frase hecha, con una frase de uso tan común que nos sale casi sin meditar: “malos tiempos para la lírica”. Y en el comienzo de su análisis nos revela que “estamos a punto de vivir un choque de trenes”. Revelación que ha sido tan insistentemente utilizada por unos y por otros durante estas últimas semanas que necesita de un final tan apoteósico como éste para dotarla de un toque más personal y original: “dos convoyes repletos de viajeros conducidos por maquinistas suicidas”.

El articulista nos advierte más adelante que “todas las partes se creen en posesión de la verdad absoluta”, aunque casi de inmediato es capaz de aclararnos cuál es la verdad absoluta de una de las partes: “la ciudadanía catalana por inmensa mayoría desea expresarse libre y democráticamente”. Esta apreciación conllevaría a preguntarse a renglón seguido “por qué” no encuentra canalización por los cauces legales, pero Úriz sigue en su discurso sin incidir en las causas de este desencuentro. “Los extremistas de ambas orillas campan a sus anchas”, proclama en otra frase anclada en lo familiar, quizás demasiado anclada en lo familiar como para sacar algún provecho clarificador a partir de ella.

Llegado a un instante decisivo en su análisis para a preguntarse “¿qué consecuencias puede tener este choque de trenes Estado-Catalunya que se avecina?”, lo cual da entrada a una fase de rigor en la argumentación. Echa en falta urnas, papeletas, censo, mesas electorales. Y los lectores de su artículo esperamos que pase a relatarnos a renglón seguido su versión personal del “por qué” faltan. Casi justo a mitad del artículo, y aquí paro esta reseña, nos presenta lo que para mí es la frase sustancial del escrito, la que, siempre a mi modo de ver, encierra la hipótesis más profunda: “El referéndum se ha transformado en un proceso de movilización social”. Esta es la hipótesis que hay que defender, y espero que en un próximo artículo Úriz Iglesias nos analice y corrobora esta defensa.

Herramientas de Contenido