Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las aventuras de los quintos roncaleses que buscaron la paz en dos guerras sin tregua

Florentino Maisterra, uno de los jóvenes de Uztarroz que pasaron a Francia para no luchar por Franco y defender la II República

Sábado, 30 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Florentino Maisterra.

Florentino Maisterra.

Galería Noticia

Florentino Maisterra.Maisterra, a la izquierda, Ubaldo Sola y Agustín de Miguel (derecha).

Pamplona-El valle del Roncal tiene una doble ligazón con el campo de Gurs: por un lado su proximidad geográfica y por otro el importante número de presos que procedía de sus pueblos, especialmente Isaba y Burgi. Pero el caso de Uztarroz fue muy novelesco. En julio del 36 los quintos de la localidad celebraron una cena. En ella, viendo lo que se avecinaba (el frente o la cuneta....) todos menos uno decidieron cruzar los Pirineos. En esa expedición iban cuatro amigos: Florentino Maisterra Larriketa, Ubaldo Sola Calvo, Damián Sola Cebrian y Agustín De Miguel Martín. A partir de ese momento sus destinos iban a ser tan dispares como su suerte final. No se sabe cómo fue el proceso, pero en plena guerra cruzaron la frontera de nuevo para entrar por el lado republicano. Realmente su aventura no había hecho más que empezar. Cada protagonista con su argumento y desenlace. Alguno no muy feliz... Florentino Maisterra tenía un hermano, Jacinto, que fue llamado a filas por los franquistas. Cuál sería su sorpresa -rememora Rosario Orduña Larriketa, sobrina- cuando estando en Barcelona unas vecinas de Isaba (del bar Cartucho) que habían huido por sus ideas izquierdistas, le dijeron que su hermano estaba entre los presos “fascistas” de un barracón de la ciudad . Florentino fue a ver el grupo de retenidos, pero no encontró a Jacinto. Las isabarras insistieron en que en el listado figuraba su nombre por lo que volvió a realizar esa gestión. Cuando Jacinto dio un paso adelante en la fila de reclusos su hermano Florentino casi no le reconoció de lo demacrado que estaba. Entonces se enteró de sus peripecias tras pasarse, con otros amigos de Pamplona, del bando franquista al republicano cruzando la línea de fuego.... Finalizada la guerra, Florentino acaba en Gurs. Se desconocen lo detalles de su estancia en el campo, aunque parece que logró salir ante la llegada de los presos judíos y se instaló en Mauleón con los otros compañeros. Sin embargo, al escuchar que sin delitos de sangre (en realidad se había escapado por no hacer la mili) podría volver a Roncal “sin problemas” decide dar ese paso: le esperaba un batallón de trabajo y castigo que encima le iba costar la vida tras un fatal accidente de camión que le quebró la columna vertebral. ¿Qué sucedió con el resto? Hay datos de que Damián logró exiliarse en Chile gracias al barco fletado por Neruda, mientras que Ubaldo se convirtió en un reputado guerrillero el maquis con numerosas incursiones por el norte de Navarra, algunas bélicas y otras más humanas para preguntar por cosas como la chicas de Uztarroz...Acabaría muriendo en Mauleón donde dejó diez hijos, algunos de los cuales posiblemente estarán hoy en Gurs. Como también estarán familiares de otros roncaleses, un valle que aportó un contingente muy significativo a la nómina de presos con 24 de Isaba, 19 de Burgi, cuatro de Garde y otros cuatro de Uztarroz, solo superado por Pamplona. Aunque zonas como la Sakana, la Ribera Alta y la Ribera también presentan en sus pueblos una larga lista de héroes hasta ahora casi anónimos.