JUNTO CON ALBISU, PRIMEROS VENCEDORES

El maestro es Jokin Altuna

mano el de amezketa y jon ander albisu se proclaman vencedores del primer master codere

Iñigo Munárriz | Iñaki Porto - Domingo, 1 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Jon Ander Albisu (i) y Jokin Altuna posan con los trofeos de campeones del Master Codere.

Jon Ander Albisu (i) y Jokin Altuna posan con los trofeos de campeones del Master Codere. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

Jon Ander Albisu (i) y Jokin Altuna posan con los trofeos de campeones del Master Codere.

Urrutikoetxea-Untoria 19

Altuna III-Albisu 22

Duración 71:58 minutos de juego.

Saques 1 de Altuna III (tanto 19).

Pelotazos 653 pelotazos a buena.

Tantos en juego 6 tantos de Urrutikoetxea, 2 de Untoria, 13 de Altuna y 1 de Albisu.

Errores 6 de Urrutikoetxea, 2 de Untoria, 6 de Altuna y 5 de Albisu.

Marcador 0-2, 1-2, 1-3, 2-4, 3-5, 4-5, 4-6, 5-9, 6-10, 7-11, 7-12, 8-12, 10-13, 11-14, 11-15, 12-15, 13-16, 14-16, 16-17, 17-20, 17-21 y 19-22.

Incidencias Final del Master Codere disputada en el Labrit de Pamplona. Tres cuartos de entrada.

pamplona- Cuando pagas una entrada para ver a Jokin Altuna tienes la certeza de que no saldrás del frontón con indiferencia. El de Amezketa es muy pelotari: enreda todo lo que puede adelante, apura a la chapa, no tiene miedo a las dejadas y con ese repertorio acaba metiéndose el público al bolsillo.

Ayer en el Labrit, el delantero de Aspe tiró de su compañero Jon Ander Albisu para hacerse un hueco en la historia al proclamarse campeones del primer Master Codere.

Un torneo en el que las empresas han depositado muchas esperanzas, con un formato atractivo que premia a los mejores del año, parejas mixtas de las dos promotoras y con un cuantioso premio. Pese a los buenos ingredientes, el público del recinto pamplonés reaccionó con cierta frialdad. Cuestión de tiempo hasta que el formato coja galones entre los manistas y poso entre los aficionados.

El encuentro de ayer se lo llevó el que más carne puso en el asador. No fue la mejor actuación de Altuna -seis fallos- pero los destellos que ofreció fueron más que suficientes para superar en los cuadros delanteros a un Urrutikoetxea muy gris. Con el de Zaratamo en liza siempre puedes esperar un arreón final, una reacción, pero ayer no hubo gesta.

En la zaga había duelo de Asegarce. Albisu se antojaba en principio dominador ante un Untoria que a veces peca de irregular pero ayer el de Nájera, al que nunca se le puede negar la entrega, se mostró bastante más sólido que el de Ataun.

Los azules se pusieron por delante desde el primer tanto, abrieron brecha con el 4-9 y llegaron con solvencia al primer descanso (7-12).

Los colorados afinaron con el paso de los puntos y la pareja guipuzcoana se encontró con el fallo. Esa mezcla provocó las tablas a 16 y la enésima remontada de Urruti sobrevolaba en el ambiente. Sin embargo, Altuna-Albisu firmaron una tacada de cuatro tantos y dejaron el choque visto para sentencia (16-20). Un gancho del vizcaíno que se perdió en la contracancha cerró el encuentro 19-22.

“Desde el principio he tenido las piernas lentas, sin chispa. He estado bastante cómodo atrás, pero al pegar las pelotas del 4 y al ir a buscarlas me ha faltado chispa, pero bueno, Altuna ha hecho un buen trabajo, ha hecho tantos impresionantes y hemos ganado el partido con justicia”, declaró Albisu. Por su parte, Urruti, con problemas en el dedo corazón desde San Mateo, habló de su estado físico. “He estado motivado pero preocupado por el dedo. Lo tengo con dolor. No sé qué tiene, en las radiografías se ve solo una fisura pequeña, pero bueno espero que no sea nada. Hemos estado los cuatro pelotaris motivados y al final, por poco, nos ha tocado perder. Con pena pero ahora hay que pensar en otras cosas”, explicó.

Fin al primer Master Codere. Triunfo -muy merecido- para Altuna III-Albisu, que ayer en el Labrit grabaron su nombre para la eternidad.