Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Euskadi hoy

La espuma

Por Xabier Lapitz - Domingo, 1 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

cuando ustedes lean estas líneas en Catalunya está en marcha un referéndum que nunca se iba a celebrar. Es verdad que todos los obstáculos imposibilitarán saber a ciencia cierta qué opinan los catalanes sobre la pregunta planteada, pero habrá que convenir que esto no es achacable a quienes deseaban preguntar sino a quienes han impedido que se pregunte en condiciones.

Si la Guardia Civil se ha instalado en el centro informático de la Generalitat para impedir la transmisión de datos, es que el Gobierno español acaba de admitir su primera derrota: alguien ha votado y se trata de que no se pueda ni siquiera contar. Pero sobre todo, está demostrando que aún no ha dado con la tecla para abordar un problema político muy complejo. No es tan sencillo como independencia sí o no, sino cómo se logra conjugar la democracia sin la fractura social.

El Gobierno español ha ido quedándose con la espuma de un enorme flujo político en el seno de la sociedad catalana, pensando que evitando que desborde el vaso tiene todo bajo control. Así, ha ido a lo sencillo: una Físcalía que abochorna por sumisa, maniobras judiciales en la oscuridad, un despliegue policial exagerado y ridículo hasta en lo estético y un CNI cuyos análisis están más pensadas para agradar los oídos del destinatario que para tomar decisiones racionales. “Les fallan las antenas”, me cuenta un profesor universitario asombrado por el desconocimiento del que hace gala la clase política española.

Esta vez mi particular “test” del taxista me ha dado una buena pista. David, padre toledana y madre conquense. Él, como Artur Mas, no era independentista hasta hace poco. De hecho hasta hace una semana no pensaba participar en el referéndum “pero me ha convencido Susana Díaz, no los de la Generalitat”. Pido explicaciones: “¿No dijo que estaba preocupada porque sin nuestra contribución no le llega para sus gastos? Pues está claro, paga sus subsidios con nuestros impuestos, con mis horas de taxi”.

He escuchado esta línea argumental a varios ciudadanos, catalanistas o no, de izquierda y derecha y de estratos económicos y sociales muy diversos. Si a esa razón, se le suma la del catalanismo tradicional que se siente mal tratado tras el fallido proceso estatutario, no es difícil entender que un cuerpo central de la sociedad catalana se ha desplazado de la cómoda del autonomismo a la inseguridad del independentismo. Es el flujo. Piolín y lo que significa, es la espuma.