Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Hegemones

Presidente

Por Miguel Turullols - Domingo, 1 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Imaginemos por un momento que yo fuera Presidente del Gobierno (shi, shi, shi, imaginemosh). Y que como tal, esta semana hubiera ido a Washington a visitar a mi colega (ya me voy sintiendo cómodo como presi) Donald Trump.

En esa visita, tendría dos opciones. La primera, bajarme los pantalones ante la gran súper potencia y su gran súper Presidente. En este escenario, me congratularía de que, a diferencia de otros líderes europeos, me hubiera ofrecido un almuerzo de trabajo con gambas al ajillo, pollo glaseado y milhojas de postre. Yo le regalaría un jamón para pedirle que dijera que Cataluña sería tonta si se va de España. Si lo dice Trump tiene que ser cierto. Una visita bien aprovechada.

La segunda opción es algo más arriesgada. Mi predecesor en el cargo, Zapatero, probó algo así, una política independiente de Estados Unidos, con aquello de retirar las tropas de Irak con el entonces amigo Bush. Casi acabamos en el eje del mal.

Por eso esta estrategia es osada. Pero yo sería un presidente valiente y aprovecharía la reunión para interrogarle sobre muchos aspectos.

Le preguntaría que por qué ese apoyo incondicional a Marruecos. ¿Tan importante es geoestratégicamente como para obviar deliberadamente la opresión del pueblo saharaui? ¿Son los saharauis unos tontos también por querer separarse de Marruecos?

También le preguntaría sobre su complejo de edipo. O si no que me explique su pique con Kim jong-Un. Charlaríamos sobre su odio a México e incluso hablaríamos sobre su fijación con Irán, eje del mal, pero no Arabia Saudí, eje del bien.

Que me explique un poquito mejor su política de aislarse del mundo y cedérselo amablemente a China. Y que me confiese su relación con su amante Putin. ¿Cómo quererse si luego sus países discrepan en todos los conflictos internacionales?

Y si todavía no hay una invasión preparada para derrocarme, le haría una última cortés pregunta, de parte de todo el planeta: ¿pero no piensas presentarte a un segundo mandato, no?

Herramientas de Contenido