Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Reflexiones

¿Qué pasará?

Por Jesús Barcos - Domingo, 1 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

¿Qué ocurrirá hoy en Catalunya? Chi lo sa, dicen los italianos, aunque ya hay bastantes indicios. Durante toda la jornada se estará dilucidando la posibilidad efectiva de votar. La batalla de porcentajes y percepciones sobre cuántos catalanes que quieran depositar su voto se quedarán sin poder hacerlo, y en qué circunstancias. ¿Serán miles, decenas de miles o cientos de miles de personas? Todos resultarían necesarios para una independencia vendible y homologable en la comunidad internacional. Primera piedra gigante en el camino.

Escribo desde Barcelona, donde he pulsado la opinión de personas con perfiles ideológicos muy variados. Percibo en general una confianza en la templanza de los Mossos a pesar de estar intervenidos, y una convicción en que el Ministerio del Interior habrá entendido que con un ‘a por ellos’ se certificaría el divorcio de Catalunya. De hecho, el hashtag de ayer #EstamosporTI en la cuenta ministerial en Twitter fue sintomático. Eso sí, acompañado de mensajes como “la unidad de España es indivisible” y “no habrá referéndum”, que no equivalen automáticamente a nadie votará el 1-O. De hecho, el viernes una periodista catalana me habló de su hipótesis ‘Win-Win’;que todas las fuerzas políticas se muestren triunfadoras pero todas hayan perdido, y unas más que otras. El planteamiento resulta plausible. El Estado habría tomado nota después de lo ocurrido el 20 de septiembre, y se dispondría a ganar la batalla del relato con una autoenmienda estratégica que evitase la sensación de humillación, sin complacer a la España más reaccionaria deseosa de escarmiento. Si el día D comienza en Catalunya sin más detenciones, y la capacidad organizativa de la Generalitat, Òmnium y ANC no es capaz de sortear una maquinaria del Estado que no recurra a cargas policiales, el desenlace reforzará a los partidarios de un pactismo evolutivo y a los vendedores de humo. Esto, salvo implosión popular que desborde al propio Estado, probabilidad que tampoco es descartable al 100%.

Los próximos días pueden ser muy delicados para las fuerzas partidarias de abandonar el Estado español por otro motivo. Descartada prácticamente la posibilidad de una independencia unilateral, el independentismo se resquebrajará por el lado de la CUP, y no es descartable que por el del PDeCAT. Al mismo tiempo, Ferraz redoblará la promoción de un escenario de negociaciones para una reforma de limitado alcance. Total: un camino nada despejado, pero sobre todo un jarro de agua fría para quienes creían tocar la independencia con la punta de los dedos. El independentismo tendrá que administrar su posición. Llegar aquí, siendo importante, no es suficiente. Ciertamente, su persistencia resulta meritoria. Contra viento y marea, no solo ha resistido hasta ahora, sino que ha conseguido reforzar su posición gracias a la soberbia del Gobierno del PP. Pero ojo, presidido por un Rajoy cuya inoperancia ha terminado ampliando el 1-O a un espacio de oportunidad para el catalanismo no independentista, provocando con ello un efecto indirecto. A partir de esta noche comenzarán a brotar los vendedores de las terceras vías;emancipatorias, pero menos, que en el escaparate de su credibilidad, esgrimirán haberse puesto finalmente del lado del referéndum.