La vida en la calle para los niños, el atractivo para padres y madres

Valoran la calidad de espacios peatonales aunque reclaman mejoras en los servicios

Domingo, 1 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

sarriguren- “Estuvimos varios años esperando y nos dieron el piso en Sarriguren, es Vivienda de Protección Oficial”, explica Garbiñe Recalde. “Ahora estamos encantados. Tenemos un hijo de año y medio y los espacios de los que disponemos no podían ser mejores. Hemos podido salir a pasear, por ejemplo, tranquilamente. Muchos de los que vivimos en Sarriguren estamos igual”, continúa.

Al igual que por los espacios peatonales y las zonas de jardines, otros vecinos valoran la Ecociudad por su proximidad a Pamplona: “Es una gozada vivir aquí. Nosotros tenemos dos hijos, de 3 y 5 años, y lo que más nos gusta es la cercanía a Pamplona. Trabajamos los dos allí y poder subir y bajar en poco tiempo en coche es, para nosotros, lo más cómodo. Mi marido deja a los txikis en el cole antes de ir a trabajar y yo los recojo cuando bajo”, afirma Elena Segura.

La vida social de la urbanización ha crecido con el aumento de la población, y sus vecinos prevén que lo seguirá haciendo, aunque muchos de ellos no tengan intención de tener más de dos hijos. “El aumento de la natalidad se nota en la vida que tiene ahora el barrio, que es mucha. Somos casi todos familias jóvenes con niños. Nosotros tenemos uno de tres años y otra de diez meses. Estamos todo el día en la calle y ahora que empieza el cole y todavía son pequeños, más”, declara Sergio Campo. “Cuando llegamos apenas éramos vecinos, tampoco había servicios. Ahora tenemos todo aquí, supermercados, oferta educativa, instalaciones deportivas, piscina... Podemos hacer la vida en el barrio y a la vez estamos muy cerca de Pamplona”, completa David Iturria, con una hija de 6 años.Además, la oferta de actividades sociales, culturales y deportivas para los más pequeños es otro de los reclamos del barrio: “Tenemos un hijo de 3 años que ha empezado este año en la Escuela de Música de Olaz. Tiene hasta los 6 años cursos de Iniciación musical. Luego, si le gusta, puede seguir con Lenguaje musical y escoger instrumento. El Valle de Egüés tiene además equipos de baloncesto o de fútbol. Él dice que cuando sea mayor jugará, pero ya veremos”, asevera María Iribarren, embarazada de nuevo.

servicios “estancados”Respecto a los servicios, algunos de los vecinos de Sarriguren considera que están estancados. “La población está creciendo, de esto no hay duda, pero los servicios deberían avanzar a la vez”, subraya Ignacio Echarte. Este año, por ejemplo, la revisión pediátrica de los 4 años se ha retrasado por falta de personal. “El colegio público también se ha quedado pequeño. En clase de mi hijo, por ejemplo, están muchos. Están tres clases y debería haber otra más por lo menos”, comenta Isabel Zabala.

Por su parte, Javier Ortega exige a su vez mejoras en algunas dotaciones: “La biblioteca tiene un horario muy reducido, solo abre por las tardes. Quienes estudiamos, que aprovecharíamos la mañana mientras los peques están en clase, no podemos hacerlo. Las piscinas son otro ejemplo. Este verano han estado a reventar. Somos muchos ya, estamos prácticamente con unas toallas encima de otras”. De esta manera, los vecinos de Sarriguren reclaman el aumento de oferta en estos ámbitos. “Sarriguren es un buen sitio para vivir con niños pequeños y es una pena que los equipamientos no vayan acompasados con las necesidades que van surgiendo”, subraya Ortega.

Ante este reto, parejas como Ainhoa Lizarraga y Andoni Sesma han decidido seguir haciendo uso de algunas instalaciones en Pamplona: “Nosotros somos de Pamplona, nuestros padres viven todavía allá. Nuestro hijo tiene 3 años y ha empezado el cole aquí, pero entre otras cosas, nos hicimos socios de las piscinas de Sarriguren y ahora hemos vuelto a Pamplona”, concluye la pareja, que lleva diez años en Sarriguren. - L. Garde

Últimas Noticias Multimedia