“Los de la 1ª fase ya están con el segundo hijo y los de la 2ª, con el primero”

Montse Esteban y Juan Carlos Ortuño, con un hijo de 2 años, compatibilizan su vida en la Chantrea con la de la urbanización

Domingo, 1 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pamplona- Aunque les dieron el piso en 2007, Juan Carlos Ortuño y Montse Esteban, sanitarios de profesión, se trasladaron a Sarriguren dos años después: “Juan Carlos llevaba ya unos años solicitando una Vivienda de Protección Oficial. Al final nos la dieron en Sarriguren, y la verdad es que estamos muy contentos”, explica Montse.

Como ellos, provenientes de la Chantrea y de San Juan, la mayor parte de los vecinos llegaron de Pamplona y Comarca en el boom de la Ecociudad: “La mayoría de los que vivimos aquí venimos del área metropolitana. Creo que tenemos todos entre 30 y 40 años. Cuando empezamos a solicitar la VPO aquí no había nada. Luego sacaron todas los pisos a la vez”, detalla la pamplonesa. Sarriguren se construyó en dos fases, y la pareja forma parte de segunda: “Los que vinieron en la primera fase ya están teniendo el segundo hijo. Los de la segunda todavía estamos con el primero”, relata entre risas.

Jon, de 2 años, pinta sobre un folio mientras pide ir al parque: “Una de las cosas que más nos gusta de Sarriguren es el espacio público que tiene, es fabuloso. Si quieres pasear, tienes lo peatonal más los alrededores, por ejemplo”, destaca su madre. Además, aunque ellos salen mucho por la Chantrea porque son socios de la peña y mantienen su cuadrilla, ponen el acento en la vida social que ha adquirido el barrio conforme ha ido creciendo: “Sarriguren tiene vida, que para nosotros también es muy importante. Solemos salir mucho por la Chantrea, pero sabemos que aquí también podemos hacerlo con varias parejas. A nivel cultural, por ejemplo, es muy rico. En verano se han hecho conciertos en diferentes cervecerías. También salen mucho los gigantes, que a Jon le vuelven loco. O hay actividades deportivas, cross, carreras de bicis...”. Asimismo, para Juan Carlos y Montse, la vida con el pequeño es muy fácil: “Salir a la calle con él es muy cómodo. Además de las actividades que hay, tenemos parques para elegir, y el lago para estar tranquilos, que los patos también le gustan mucho”.

La madre de Montse también vive en Sarriguren, un refuerzo para ellos: “Mi madre vive aquí también y es una ayuda para nosotros. Los padres de Juan Carlos son más mayores y viven en la Chantrea y llegar hasta aquí les supone un esfuerzo. Tendrían que coger dos villavesas y la de Sarriguren pasa cada bastante tiempo”, expresa.

Hasta este año, que Jon ha empezado en la guardería municipal, Juan Carlos y Montse, ambos sanitarios, acudieron al Centro de Atención a las Familias (CAF), un recurso municipal que atiende a las familias en todas las etapas de la vida, desde la infancia hasta la tercera edad. “Cada familia puede dejar a los críos un máximo de quince horas semanales. Puedes elegir las horas, entre las 10.00 y las 14.00, y los días”, subraya Montse. “Nosotros con la conciliación familiar estamos muy contentos. Pero es que también hay apoyo para mayores, abogados y asesores a los que puedes hacerles consultas...”, agrega.

Juan Carlos y Montse están seguros de que a Sarriguren no le falta de nada, aunque otra cosa es que los servicios tengan que aumentar: “La población de Sarriguren ha crecido y servicios no le faltan. Hay oferta educativa, hay centro de salud, están las piscinas, las instalaciones deportivas, el frontón... Pero, por ejemplo, las revisiones pediátricas llevan mucho retraso y en la escuela pública este año ya han hecho una ampliación”, apostilla Montse.

Ambos se ven dentro de unos años aún en Sarriguren: “No nos importará seguir aquí mucho tiempo. En diez años, Sarriguren estará lleno de adolescentes y Jon tendrá cuadrilla también. Con la gente joven todavía habrá más vida”, concluye. - L. Garde

Más sobre Comarca de Pamplona

ir a Comarca de Pamplona »