primera división | Real Madrid 2 - Espanyol 0

Isco rompe la maldición del Bernabéu

alivio | el madrid se impuso a un buen espanyol que vendió muy cara su derrota

Lunes, 2 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los jugadores del Real Madrid, Marco Asensio (d) y Francisco Román Alarcón "Isco", celebran el segundo gol del equipo madridista

Los jugadores del Real Madrid, Marco Asensio (d) y Francisco Román Alarcón "Isco", celebran el segundo gol del equipo madridista (EFE)

Galería Noticia

Los jugadores del Real Madrid, Marco Asensio (d) y Francisco Román Alarcón "Isco", celebran el segundo gol del equipo madridistaMarco Asensio felicita a Isco, autor de los dos goles.

REAL MADRID Keylor Navas;Achraf, Varane, Sergio Ramos, Nacho;Casemiro, Kroos (Lucas Vázquez, m.69), Modric (Ceballos, m.82), Isco (Borja Mayoral, m.90);Asensio y Cristiano.

ESPANYOL Pau López;Sergio Sánchez (Granero, m.68), David López, Mario Hermoso, Aarón;Marc Roca (Marc Navarro, m.46) Javi Fuego, Jurado (Sergio García, m.46), Darder, Baptistao y Gerard Moreno.

Goles 1-0, min.29: Isco. 2-0, min.71: Isco.

Árbitro González González (colegio castellano leonés). Amonestó a Nacho (35) y Casemiro (77) por el Real Madrid;y a Sergio Sánchez (65) y Aaron (89) por el Espanyol.

Estadio Santiago Bernabeu ante 71.205 espectadores.

MADRID- Un doblete de Isco Alarcón puso fin a la inestabilidad del Real Madrid en Liga en el Santiago Bernabéu, que al cuarto intento firmó su primer triunfo, ante un Espanyol sin acierto en el remate en los momentos en los que vio de cerca la posibilidad de empatar.

Era obligado echar el cierre en el Bernabéu para un Real Madrid que sufría una temprana necesidad en Liga. Dos puntos conseguidos de nueve posibles era una sangría a la que los de Zinedine Zidane debían ponerle freno. Lo hizo sin continuidad en su fútbol, con dominio pero minutos de duda pese a dejar su puerta a cero, aún lejos de la imagen arrolladora que le llevó al último título liguero.

El buen inicio madridista repitió la falta de puntería y ante la imposibilidad de mantener el ritmo frenético necesitaba marcar para poder encarar al fin un partido tranquilo de local.

Un intento de Modric y una gran parada de Pau a remate de cabeza de Casemiro representaban un nuevo empujón antes del gol. Cristiano huía de la zona de remate y veía el espacio para el pase a Isco que definía como un jugador de fútbol sala, de puntera.

No hubo noticias del Espanyol hasta los últimos compases del primer acto. Planeaba el empate en el ambiente en dos contragolpes del Espanyol. Necesitaba un cambio un Real Madrid instalado en una montaña rusa en su juego. Con el balón pero sin generar peligro y él mismo se lo provocaba.

Fue cuando de nuevo apareció Isco para evitar el sufrimiento. Había entrado Lucas Vázquez para reajustar tácticamente el ataque, pasar a Asensio a la izquierda y adelantar metros Isco, y los dos que fabricaron el tanto de la sentencia. - Efe