LE MOLESTA "LA FARSA ELOGIOSA REPUGNANTE"

Manuel García lanza una dura crítica a los homenajes políticos


Lunes, 2 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Manuel García, violista, poeta, filólogo y crítico.

Manuel García, violista, poeta, filólogo y crítico. (MARÍA JESÚS CASERMEIRO)

Galería Noticia

Manuel García, violista, poeta, filólogo y crítico.

sevilla- Manuel García, además de violista, es una suerte de hombre-orquesta del libro, editor -director de Point de Lunettes-, bibliófilo, filólogo, profesor, crítico, encuadernador y, con motivo de publicar su octavo poemario, dice a Efe que “clásicos como Machado y Cernuda no necesitan homenajes”.

Es conveniente sacar al perro(Hiperión) es el título de su nuevo libro de poemas, que contiene una dura crítica a este tipo de homenajes”. Por ello comenta a Efe que “otros poetas más olvidados a lo mejor sí necesitan homenajes;lo que me molesta de los políticos y de los escritores adocenados es lo que Cernuda definió en un poema suyo como ‘la farsa elogiosa repugnante’, es decir, el que quiere trincar sin escrúpulos aprovechándose de la fama de un escritor”.

“¿Cuál fue el alcalde socialista que quiso traer los restos de Machado al cementerio de Sevilla, la ciudad que echó a los Machado a Madrid? ¿Y el poeta de moda que quería que trajeran a Machado al cementerio de la Almudena para echarse la foto junto su tumba el día del homenaje? Con lo bien que está en Colliure”, añade.

Sobre su interés por la marginalidad, por mantenerse fuera de cualquier circuito oficial, ha contestado con “unos versillos de Blas de Otero: ‘Anda jaleo, jaleo, / no dejan ver lo que escribo / porque escribo lo que veo’”.

Y añade: “No me interesa el poder;y no me importa pagar el precio de esa actitud;para comunicarme con los lectores edito mis libros en editoriales como Hiperión. ¿Qué más quiero?”.

García considera que es buen tiempo para la poesía porque “cada vez hay poetas que escriben mejor;leo al año más de cien libros inéditos;y hay buenos poemas, buenos versos y talento”.

Sobre el título de su último poemario explica: “Si no damos rienda suelta al animal que llevamos dentro es difícil portarse luego como seres civilizados... Además, los perros son el símbolo del animal domesticado que es el poeta. Aunque de vez en cuando, muerden”. - Alfredo Valenzuela (Efe)