Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Porras por la concordia

El Gobierno podía haber elegido evitar la percepción de humillación, cautividad y sometimiento en la sociedad catalana. Ya tenía un aviso. Sin embargo, ha escogido la actuación bochornosa;la desmesura.

Análisis de Jesús Barcos - Lunes, 2 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Varios policías desalojan a un manifestante en el colegio Ramon Lull de Barcelona.

Varios policías desalojan a un manifestante en el colegio Ramon Lull de Barcelona. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Varios policías desalojan a un manifestante en el colegio Ramon Lull de Barcelona.

Del 1 de octubre quedarán toneladas de imágenes que harán historia. Las de octogenarios frente a la Policía Nacional o la Guardia Civil serán iconos entre generaciones. El Estado ha sido soberbio hasta el final. Vergonzosamente represivo. Fiel a la inercia de la ideología de derechas. De su idea de España y del orden. El Gobierno podía haber elegido evitar la percepción de humillación, cautividad y sometimiento en la sociedad catalana. Ya tenía un aviso. Sin embargo, ha escogido la actuación bochornosa;la desmesura. No fruto de un calentón espontáneo o imprevisto, sino de una estrategia calculada pero muy mal calibrada. La de un gobierno con tics autoritarios que no pudo encontrar las urnas y que herido en su orgullo ha provocado cerca de medio millar de heridos a base de antidisturbios sin disturbios. Y ese dato, a la hora de cerrar el artículo.

Este operativo de carácter neofraguista quedará en el inventario del Partido Popular, y reforzará el hilo de continuidad entre el fundador ya fallecido, su sucesor Aznar y el alumno aventajado Rajoy. El PP como AP. La Alianza atemporal. Todo muy antiguo, pero esta vez con el apoyo unánime de la prensa diaria escrita de Madrid, circunstancia no menor para un determinado sector de la opinión pública española. Circunstancia que explica la estrategia de un PSOE de largos silencios, cuya credibilidad queda después del 1 de octubre más que tocada en Catalunya. El liderazgo de Pedro Sánchez, en proceso de recuperación tras su amarga salida de la secretaría general hace un año precisamente mengua en los pilares de su proyecto plurinacional. A pesar de salir victorioso en las primarias, Sánchez sigue estrechamente vigilado por Susana Díaz, lo que de paso cortocircuita a Podemos, formación que necesita a Ferraz.

El caso es que Mariano Rajoy ha vuelto a envejecer políticamente, cuatro décadas de golpe tal vez, pero eso tiene su mercado electoral. El PNV debe romper ya con el Gobierno del PP. Bajo mi punto de vista, el equilibrio resulta ya imposible. Si Rajoy ha gestionado Catalunya de forma tan irresponsable, merece empezar a pensar en la jubilación, o en volver a la oposición.

El relato del Gobierno

La España envalentonada está salivando, confiada en sí misma. Aunque no lo asuma, su Estado se debilita cada vez más en Catalunya

Rajoy ha gestionado Catalunya de forma tan irresponsable que merece pensar en la jubilación

o en volver a

Un apunte sobre la propaganda de Moncloa, que vende una victoria y la adorna con palabras como proporcionalidad y concordia. El cinismo del PP es de sobra conocido y ayer escribió otro episodio. La marca España, ese concepto, queda por los suelos. La pérdida de imagen no es de Catalunya, sino del Estado español. La desafección creciente en Catalunya, a partir de hoy más grande aún, no es un problema para el independentismo, sino para esa “gran nación” que invocó ayer Rajoy en su comparecencia. “Somos el Gobierno de España”. “Hemos constatado que el Estado de derecho…”. Lenguaje de duro, autosatisfecho, de reconquista del orden público. Alejado del perfil de un estadista. En esta espiral, no es del todo descartable que continúe la presión policial y judicial. La España envalentonada está salivando, confiada en sí misma. Aunque no lo asuma, su Estado se debilita cada vez más en Catalunya. No fortalece su pregonada unidad, sino todo lo contrario. Y esa torpeza continuada afecta ya a la pulpa del poder;el reinado de Felipe VI no es ajeno al día de hoy, y entra en crisis tres años después de llegar al trono.

El tesón por el

derecho a votar

Un segundo apunte para el tesón, la determinación y la capacidad organizativa del soberanismo, dispuesto a jugarse el tipo desde arriba hasta abajo. El ejemplo de la no violencia. La valentía y dignidad de quienes se han expuesto físicamente. Cuerpos contra porras, con resultado de un altísimo número de colegios abiertos. Escenas con una altísima carga emotiva, para conseguir -parcialmente- un objetivo: el referéndum como tal se ha celebrado.

Un compromiso obtenido en condiciones complicadísimas, que si no es para quitarse el sombrero, merece consideración. El contraste entre la resistencia pacífica de decenas de miles de catalanes y la represión de la Policía Nacional o la Guardia Civil es tan demoledor, que hoy la mediación internacional es más posible que ayer, porque la caja de resonancia conseguida es un hecho objetivo, y en estas condiciones mucha gente ha conseguido votar. Ese es el éxito del independentismo, no demoledor, pero sí valioso;haber hecho de su resistencia una rampa para poder mantener vigoroso el pulso, no exento de incertidumbres, en la búsqueda de la complicidad de la opinión pública internacional. La digestión más tranquila de lo sucedido queda para un análisis profundo los próximos días y semanas. Por de pronto, los policías se quedan en Catalunya como mínimo hasta el 5 de octubre. Las próximas 72 horas serán importantes. No solo por lo que hagan unos y otros, que por supuesto, sino porque aflorará el dolor político psicológico y emocional de la jornada padecida, una vez la tensión comience a enfriarse. Como sucede con todo traumatismo.

Últimas Noticias Multimedia