Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Gobierno desprecia las críticas y mantiene su apuesta por la vía policial

Los Mossos detectaron una operación de la Guardia Civil para impedir que Puigdemont votara

Martes, 3 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pamplona- El despliegue de refuerzo de la Policía y de la Guardia Civil se mantendrá en Catalunya sin fecha aún para su repliegue, aunque en un principio estaba previsto que concluyera esta misma semana, según señalaron a Efe fuentes próximas al operativo.

Tras la jornada del domingo, cuando se celebró el referéndum independentista suspendido por el Tribunal Constitucional, los agentes desplegados en Catalunya seguirán en esta comunidad para reforzar a las unidades que de forma permanente trabajan en esta comunidad.

En total, unos y otros suman 12.000 agentes de ambos cuerpos actualmente en servicio, de los que una parte importante forman parte de los antidisturbios, es decir, de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional y los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil.

Así, la Policía Nacional mantiene algo más de 2.000 antidisturbios y la Guardia Civil a unos 700, a los que hay que añadir los agentes de las diferentes unidades desplegadas, desde los servicios de Información a la Policía Judicial, entre otras. Un despliegue que ha obligado a habilitar barcos y dependencias del Ejército para alojar a los agentes.

Pese a que no se sabe la fecha en la que podría replegarse el dispositivo, bien en su totalidad o en parte, las asociaciones de guardias civiles ya han instado al Ministerio de Interior a que de mantenerse, se aumente la cifra de efectivos disponibles para dar descanso a los agentes que están en Catalunya.

Policías y guardias actuaron el domingo para cerrar los colegios electorales y evitar la votación, que solo lograron en algo más de 90 instalaciones. Parta de este dispositivo se dedicó a impedir el voto del presidente catalán, Carles Puigdemont.

Los Mossos d’Esquadra detectaron que el domingo por la mañana se había desplegado en Girona un dispositivo de grandes dimensiones de la Guardia Civil para evitar que accediera a las urnas. A este objetivo se habrían dedicado hasta unos 50 vehículos de los antidisturbios del instituto armado, según ha podido saber El Nacional. Esta tenía que ser la primera gran estocada a la operación de represión del referéndum.

El president tenía previsto emitir su voto en el polideportivo de Sant Julià de Ramis, el colegio electoral que le corresponde en función de la residencia habitual, pero al tener conocimiento de la actuación policial activó uno los planes alternativos que se habían preparado, votar en Cornellà de Terri, una localidad a 5,5 km de distancia de San Julià.

Fue precisamente para despistar al helicóptero que el vehículo del president y los de escolta se detuvieron unos momentos bajo un puente, tal como ya ha trascendido. Allí, Puigdemont y su esposa, Marcela Topor, bajaron del coche oficial y se cambiaron a otro de los vehículos.

El coche oficial giró y volvió al domicilio particular del president, mientras que el del escolta, con Puigdemont y su esposa se dirigió hacia Cornellà. Allí lo esperaban y en cuestión de escasos minutos el president había depositado su voto en la urna y la imagen había quedado inmortalizada por las cámaras. - D.N.

Herramientas de Contenido