Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La cámara foral pide que rajoy dimita tras la represión del 1-o

Las fuerzas del cambio critican la falta de diálogo y creen que Madrid es incapaz de gestionar la situación en Catalunya

UPN y PPN ven “ejemplar” la respuesta policial y piden “más firmeza”

Martes, 3 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Marisa de Simón (I-E), la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez (Podemos), y Unai Hualde (Geroa Bai).

Marisa de Simón (I-E), la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez (Podemos), y Unai Hualde (Geroa Bai). (Foto: Iñaki Porto)

Galería Noticia

  • Marisa de Simón (I-E), la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez (Podemos), y Unai Hualde (Geroa Bai).

pamplona- La resaca del referéndum de autodeterminación de Catalunya capitalizó la actividad del Parlamento de Navarra en su sesión de Mesa y Junta de ayer. Cuatro declaraciones institucionales se votaron y todas se aprobaron aunque parcialmente, ya que el debate se produjo punto a punto. Sólo la de Geroa Bai salió adelante de manera íntegra.

Pero al margen de que en total siete puntos fuesen desechados, el mensaje general de los diez apartados restantes aprobados es que el Parlamento de Navarra reprueba la intervención represiva de los cuerpos policiales del Estado en Catalunya, considera que hay que abrir una negociación para tratar de acercar posturas y cree que Mariano Rajoy tiene que dimitir tras haber demostrado su manifiesta incapacidad para atajar la cuestión.

Las diferentes posturas se hicieron evidentes cuando tocó comparecer ante los medios. En la línea con su declaración, el portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, lamentó la “absolutamente desproporcionada”, “inaceptable e incomprensible” actuación del Gobierno central en Catalunya, con una imagen “lamentable” en el exterior y de la que se hicieron eco muchos de los principales medios extranjeros. Rechazó las situaciones de falta de diálogo entre ambas administraciones e insistió en que tendrán que ser los ciudadanos catalanes los que decidan el futuro de su tierra.

Otro de los partidos que presentó una declaración institucional fue EH Bildu. Sólo consiguió el apoyo del resto de socios en el primer punto, y lo que no pudo aprobar en la Mesa y Junta lo verbalizó en la comparecencia posterior Adolfo Araiz. El portavoz de EH Bildu felicitó “al pueblo de Catalunya por su dignidad y determinación para ejercer el derecho a decidir su futuro”, y consideró que la jornada del domingo basta para defender que Catalunya “se ha ganado el derecho a conformar un Estado, que tendrá forma de república”.

La lectura más en clave estatal la hicieron Podemos e I-E. La formación morada, a través de su portavoz parlamentario, Mikel Buil, mostró su “absoluto rechazo” por lo ocurrido, y tildó los disturbios como “un ejercicio de violencia del PP” que, a su juicio, demostró su “incapacidad para gobernar este país”, razón por la que tiene que ser “desalojado del poder”.

I-E, directamente, formuló en el primer punto de su declaración una petición para que Rajoy dimitiese. Algo que se aprobó con los votos de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E;la abstención del PSN;y los votos en contra de UPN y PPN. De Simón rechazó “la represión del PP” y pidió “convivencia pacifica de la ciudadanía catalana, un sí a un referéndum pactado y con garantías y un sí a la apertura de un proceso político para superar la Constitución del 78”, pero desechó que al referéndum del domingo se le pueda calificar como “una consulta vinculante previa a una declaración de independencia”.

Una posición más deliberadamente neutra quiso mantener el PSN, que también registró una declaración. Se quejaba de la falta de diálogo del Estado y lamentaba las cargas, pero responsabilizaba a la Generalitat de la situación. María Chivite reprochó la “vergonzosa” imagen que se dio en el exterior y repartió responsabilidades: “El Govern sacó gente a la calle engañando a los ciudadanos y a Rajoy le ha faltado talante, diálogo y ha pecado de inmovilista”.

La película se interpreta de manera totalmente diferente en la otra orilla, aunque no sorprenda. La portavoz de la filial del Partido Popular en Navarra, Ana Beltrán, asumió el argumentario del partido que niega contra la realidad la existencia de una consulta e incluso fue un paso más allá que el propio Rajoy, que el domingo dijo estar dispuesto a negociar con todos. Beltrán, de blusa amarilla y chaqueta roja para la ocasión, pidió “no ceder a los chantajes” y tildó de “aberrantes” las críticas a las actuaciones de la policía española. Prácticamente, las mismas palabras que la delegada Carmen Alba, quien dijo que la actuación policial fue “ejemplar” para “garantizar las libertades”. Las declaraciones de la popular eran esperables, pero choca que vayan más allá en UPN. Javier Esparza comenzó subrayando que España “es un gran país democrático”, defendió la actuación de la policía y responsabilizó de todo a Puigdemont y al nacionalismo, que dijo “sólo busca confrontar”. - D.N.

Herramientas de Contenido