Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Opinión

Más vale tarde que nunca...

Por Txus Iribarren - Martes, 3 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

el mensaje del acto en el Condestable fue una declaración de las principales instituciones en favor de su universidad pública en un doble sentido: reconocimiento de la labor realizada en el pasado y compromiso con su futuro. No fue un pronunciamiento con la boca pequeña. Sin embargo, con ser importante, lo más simbólico no vino del contenido sino del continente: el Palacio del Contestable. La sociedad no bajó al campus: fue la Universidad la que subió a la ciudad, al mismo corazón de Iruña. Mahoma ha venido a la montaña organizando una potente exposición en el Casco Histórico en el contexto de su 30º aniversario en el que han reiterado la idea de lograr una extensión fija en esta parte, si cuaja la operación Salesas. Contar con un local propio en el centro es una vieja aspiración de la UPNA y más cuando los recortes y la falta de fe en la cultura se llevaron por delante la pionera sala de Carlos III por la que desfilaron innumerables artistas de vanguardia. Eran otros tiempos. Tiempos de abundancia. Pero ya que hablamos de tiempo y aunque sólo sea por un ejercicio de historia -ficción o ucronía, resultaría sugerente imaginarse qué hubiese sucedido si hace tres décadas, aquellos políticos y académicos que tuvieron el mérito de fraguar el ansiado proyecto de la UPNA se hubieran atrevido a repartir sus facultades y escuelas por diferentes edificios abandonados o en desuso del Casco Viejo que ya albergaba el germen de Magisterio o Empresariales en lugar de construir el bonito, pero lejano y caro campus-cementusde Arrosadía. Con la tormenta hostelera y de ocio que está cayendo quizá tener miles de alumnos en el Casco Viejo hubiera sido ahora llover sobre mojado, pero también lo es que hubieran llenado de vida y alegría, calor y color unas calles durante años muy grises. Y quizá de algo más que daba miedo a los poderes: reivindicaciones estudiantiles. Salamanca, Granada... Hay ejemplos positivos. No se puede volver a atrás, pero sedes aparte, quizá por parecida razón también se han perdido tres décadas con Medicina. ¿Ya falta menos?

Herramientas de Contenido