Kirikoketa Eguna para elaborar la sidra en Arizkun

La popular jornada del troceado y machacado de manzanas será este año el día 21 de octubre

Martes, 3 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El vistoso troceado y machacado a ritmo de ‘kirikoketa’ de las manzanas.

El vistoso troceado y machacado a ritmo de ‘kirikoketa’ de las manzanas. (ONDIKOL)

Galería Noticia

El vistoso troceado y machacado a ritmo de ‘kirikoketa’ de las manzanas.

arizkun- El próximo 21 de octubre, el antiguo lagar de Gamioxarrea de Arizkun acogerá Kirikoketa Eguna, la fiesta del machacado y prensado de las manzanas con las que se elaborará le nueva sidra que se catará en los primeros albores de la primavera. El festejo, que organiza el colectivo Jo ala Jo Elkartea, llega a su decimooctava edición en una constante superación y con mayor afluencia de baztandarras y visitantes cada año.

La jornada se iniciará con el traslado a Gamioxarrea de las manzanas recogidas este año en Baztan o adquiridas en otras localidades del entorno si se coincide con la vecería, que es el fenómeno natural en el que algunos árboles frutales (el manzano, entre ellos) alternan copiosas y fuertes cosechas con años de escasa o ninguna. Los organizadores, edición tras edición, han ido introduciendo actos que completan una vistosa y llamativa escenografía y así, el transporte de las manzanas se hace en carro tirado por un asno, todo ello seguido por una alegre comitiva.

Una vez que el fruto se descarga en el lagar (dolare en lengua vasca) de Gamioxarrea se inicia el ritual de la kirikoketa, que consiste en trocear y machacar las manzanas a golpes de unas mazas verticales por parte de cuatro personas, habitualmente dos chicos y dos chicas, siguiendo un ritmo particularmente expresivo. Luego, todo el fruto que ya ha sido machacado se va depositando en una prensa que en el caso de Gamioxarrea es un interesante mecanismo de estilo barroco que fue recuperado y tiene un notable valor etnográfico.

Mientras tiene lugar el prensado, a los asistentes que lo desean se les ofrece la posibilidad de catar el primer jugo que, en buena lógica, es muy diferente al que se convertirá tras la fermentación. Y durante todo el día, tienen lugar desfiles y demostraciones folklóricas, una animada comida popular y exposición y venta de artesanía y de productos agroalimentarios locales. Una jornada de lo más aconsejable para el otoño. - L.M.S.