Realismo e impresionismo en las pinturas de Arriazu

El autor de Sangüesa presenta 24 obras en Kulturgunea de Tafalla hasta el 28 de octubre

Martes, 3 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Jose María Arriazu, con dos de sus obras.

Jose María Arriazu, con dos de sus obras. (Foto: C.A.)

Galería Noticia

Jose María Arriazu, con dos de sus obras.

tafalla- El Centro Cultural Tafalla Kulturgunea acoge hasta el 29 de octubre una muestra pictórica del artista José Mª Arriazu, un artista que aunque nacido en Buñuel lleva la mayor parte de su vida residiendo en Sangüesa. A su colección de 24 obras, la mayor parte de ellas realizadas con la técnica del óleo sobre lienzo, el autor le ha dado el título genérico de Realismo, impresionismo o ambos y es que sus cuadros, muchos de ellos de grandes dimensiones, rezuman puro realismo en sus estampas paisajísticas y un estilo impresionista en la rica y acertada combinación cromática.

Quienes visiten esta exposición tendrán la oportunidad de deleitarse con la visión de estampas que reproducen diversos rincones de la geografía navarra, lugares como el Valle de Salazar, la Foz de Lumbier o la de Arbayún, las Bardenas Reales, el Monte Perdido en el Pirineo oscense o la Sierra de Leyre, entre otros atractivos lugares. También presenta costumbres ancestrales como las almadías por el río Esca, imágenes bucólicas como las que ofrecen almendros o cerezos en flor y algunos bodegones, todo ello realizado con la técnica del óleo en diferentes épocas del año o en distintos momentos del día. En su mayoría estas obras han sido realizadas en los últimos cinco años “aunque hay algunos pocos cuadros que son de años anteriores para que se pueda ver el contraste y mi evolución pictórica”, señala el autor.

José Mª Arriazu pone en evidencia su gran sensibilidad artística, su facilidad y dominio del trazo y la acertada aplicación de la luz con colores vivos y alegres en sus gruesas y sueltas pinceladas, en lienzos en los que apenas se adivina el dibujo. Admirador del impresionismo francés y de maestros como Joaquín Sorolla y Joaquín Mir, José Mª Arriazu se considera a sí mismo como un pintor autodidacta. “Aunque he asistido a cursos de pintura con el profesor Alfonso Ascunce, ha sido la práctica de muchos años y la contemplación y admiración por la naturaleza la que me ha enseñado a pintar;yo pinto para divertirme, sentir y disfrutar con algo que me gusta y compartir con los demás mi pasión”, señala.

la pintura como terapiaDe 60 años y de profesión ebanista y pintor decorativo, hace nueve años su vida laboral se vio truncada al sufrir un ictus que le dejó semiparalizado medio cuerpo. “Tuve que abandonar mi trabajo y en la pintura y en los largos paseos encontré la terapia y mis propios deseos de superación hasta lograr reponerme de esta enfermedad, dedicando una gran parte de mi tiempo a los cuadros”. Aunque Arriazu ya ganó un primer premio de dibujo escolar de la Diputación Foral de Navarra con 14 años, es en estos últimos cuando ha encontrado en la pintura “mi refugio y mi terapia personal”. - C. Armendáriz