Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Al señor Bixente Serrano

Amaya Áriz Argaya Presidenta de la Asociación Navarra de Autismo - ANA. En representación de la Junta de ANA - Miércoles, 4 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ha utilizado usted, en su artículo publicado en este diario el pasado domingo 1 de octubre, la palabra autista de forma incorrecta, despectiva y absolutamente degradante para todo el colectivo de personas con autismo y sus familias. Le hemos pedido públicamente que rectifique y su respuesta ha sido la contraria: reafirmarse en su error desde su púlpito intocable de licenciado en Historia y exdiputado alegando que debemos atender al significado etimológico y metafórico de sus palabras.

La etimología de una palabra es su origen o procedencia, que explica su significado y su forma. Etimológicamente, autismo proviene del griego, auto, de autós que significa, “propio, uno mismo”. Y a través de la etimología popular se establece una relación de causa espontánea entre palabras parecidas, desde un punto de vista formal o de significado, pero de distinto origen. Y en relación a la metáfora, se trata una traslación del sentido recto de una voz a otro figurado, en virtud de una comparación tácita. De hecho, existe un potente movimiento que en Navarra hemos encabezado para que la RAE adapte la terminología relacionada con el autismo a la realidad actual.

Por eso es imposible que ninguna persona inteligente, y menos aún si es culta, pueda deducir queautista significa tener ceguera, sordera, encierro, aislamiento sensorial, no responder a ningún estímulo exterior o bajo coeficiente intelectual. Solo la ambición de un titular utilizando erróneamente una palabra que usted considera de impacto, puede explicar el error de colegial de una persona que se presupone culta y bien informada al escribir en la tribuna de un periódico.

Se arroga usted en su artículo el conocimiento de la lógica autista. Afirma con cruda ignorancia que la patología autista hace dependiente al sujeto y nos hace quedar mudos a nosotros y a cientos de profesionales de la Salud y la Educación ante semejante incoherencia, error y despropósito, sumado a su actitud cuando se le ha pedido en las redes que rectifique y no lo ha hecho.

Venga usted a la Asociación Navarra de Autismo - ANA, hable con nuestros profesionales. Llame usted a Neuropediatría y hable con especialistas. Quede usted con nosotros y le ofrecemos una clase, que no será magistral pero sí lo suficientemente completa para que la próxima vez que vaya usted a utilizar un término médico en sus textos se lo piense dos veces.

Las personas con autismo ven, sienten, se relacionan y se esfuerzan a diario. ¿Hubiera utilizado usted, en el caso de que un político no estuviera haciendo lo adecuado, el calificativo de, por ejemplo, “paralítico mental”? ¿Verdad que no? Porque las personas con parálisis se merecen un respeto. Y porque hay un potente colectivo detrás que lucha por dignificar su condición y que hubiera enfurecido ante semejante comparación. Porque primero es la persona y luego la condición. También así es en autismo. Primero es la persona y después la condición. No se dice autista. Se dice persona con autismo. Y para concluir, y esta vez desde el punto de vista humano y desde nuestra humilde posición de madres y padres de niños, niñas y jóvenes con autismo, si todo un colectivo le dice que se ha equivocado, ¿no cree usted que, quizá, efectivamente, así ha sido? Le pido que reflexione. El mundo transita, el sentido y significado de las palabras cambian, la medicina avanza y tristemente a veces la humanidad hace retroceder lo que la ciencia adelanta.

Llevamos años (aunque parece que no los suficientes) trabajando en una intensa campaña de miles de familias para cambiar el mundo y destruir los falsos mitos sobre el autismo. ¿Quiere por un titular perjudicar el esfuerzo de tantas personas? Reflexione y rectifique por favor.

Herramientas de Contenido