Ciclismo en Pamplona

Jesús Sukuntza y Miguel Iturgaiz - Jueves, 5 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

con demasiada frecuencia, cuando se habla de usuarios de la bici, se da por hecho que es un ciclista en buena forma, experimentado y con destreza para poder rodar a la velocidad que exige el tráfico fluido.

Pero los hechos nos demuestran que la realidad es bien distinta. Olvidamos con facilidad que en el uso de la bicicleta no hay límites de edad, desde niños a personas mayores de la tercera edad, y que no todos tenemos las mismas capacidades físicas de equilibrio, reflejos, agilidad de oído y de vista. Muchísimos ciclistas no están dispuestos a circular entre coches y autobuses. Una colisión entre dos coches circulando a 40 km/h, probablemente resulte un accidente leve, pero una colisión a la misma velocidad entre un coche y un ciclista tendrá siempre consecuencias mucho peores. Y no deberíamos olvidarnos de los ciclistas potenciales (según la encuesta municipal, realizada en Pamplona, en el año 2004, quedó de manifiesto que el 36% de los ciudadanos encuestados se sentían ciclistas potenciales, dispuestos a utilizar la bicicleta siempre y cuando hubiese vías ciclistas), y deberíamos recordar que el convertirse en usuario de la bicicleta requiere casi siempre, de un proceso de adaptación a los distintos tipos de vías, escalonado y progresivo y más o menos prolongado en el tiempo. De manera que, primero se suelen demandar las vías ciclistas, y después quienes se atreven recurren también a la calzada, compartiendo espacio con el resto de los vehículos a motor.

No nos cansaremos de repetir que, en una encuesta que realizó el CIES durante la campaña electoral de las últimas elecciones municipales al Ayuntamiento de Pamplona, quedó patente que la carencia de vías ciclistas en muchos barrios era el principal problema de la ciudad. Por todo ello, desde la Asociación Medios de Transporte Saludables entendemos que Pamplona necesita urgentemente la creación de una red básica y conexa de vías ciclistas, homologada con criterios técnicos. Y de manera complementaria y en la medida de lo posible, la aplicación de políticas de calmado de tráfico, de manera rigurosa.

Los ciclistas son ciudadanos como todos los demás, que se desplazan a los mismos lugares que el resto de sus conciudadanos, utilizando para ello los grandes ejes viarios de la ciudad. Por tanto, los ciclistas no pueden quedar relegados a las calles secundarias de poco tráfico, o donde se implanten políticas de calmado del mismo, también deben poder circular con seguridad y comodidad por las grandes avenidas de la ciudad, que son también sus grandes vías de comunicación. Por eso, si de verdad queremos fomentar el uso de la bicicleta en Pamplona, es necesario planificar una red básica de vías ciclistas que permita la circulación cómoda y segura de los y las ciclistas por los grandes ejes de movilidad de la ciudad.

Esta red básica de vías ciclistas debe realizarse además sobre los espacios ahora dedicados a la circulación o al aparcamiento de automóviles y con criterios claros de seguridad, uniformidad, conectividad y confort. Así estaremos evitando, además, los conflictos entre ciclistas y peatones que ahora se dan al no tener los ciclistas un lugar seguro para circular por las calzadas de las grandes avenidas, lo que en ocasiones les lleva a circular por sus aceras.

Hay que tener en cuenta que este modelo combinado de vías ciclistas y de calmado de tráfico, el modelo integral, está muy presente en la Europa de las bicicletas, en países como Holanda, Alemania, Bélgica, Dinamarca y otros más. En ciudades de nuestro entorno en las que la bicicleta está teniendo gran éxito, como Sevilla, Vitoria, San Sebastián la implantación de una red de vías ciclistas ha sido fundamental. Por otro lado, tanto la Federación de Ciclistas Europeos, como la coordinadora estatal Conbici, que aglutina todas las asociaciones ciclistas del país, ponen de manifiesto que una condición básica para un alto nivel de uso de la bicicleta es una red de vías ciclistas que abarque toda la ciudad. Por todo ello, Pamplona ante esta grave carencia, y después de 2 años de inoperatividad al respecto, no puede seguir por más tiempo sin disponer de las correspondientes y necesarias infraestructuras ciclistas. De manera que si los cargos técnicos y políticos relacionados con la bicicleta tanto del Ayuntamiento de Pamplona como de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona creen o pretenden que con la sola política del calmado de tráfico se podrá reemplazar el papel fundamental que desempeña la necesaria red de carriles bici estarán cometiendo un gravísimo error, puesto que estarán excluyendo y por lo tanto discriminando a muchísimos ciclistas.

En representación de la Asociación de Medios de Transporte Saludables (AMTS), Asociación Ciclista de San Sebastián Kalapie, Asociación Ciclista de Vitoria Bizikleteroak y Asociación Ciclista de Sevilla A Contramano