Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Trapero, imputado por sedición

La Audiencia Nacional cita al jefe de los Mossos y a los líderes de la ANC y Ómnium por las protestas en la sede de Economía

Jueves, 5 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha citado como investigados (imputados) por un delito de “sedición” al jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero;al presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez;al de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart;y a una intendente de la policía catalana. La citación es para mañana en relación a las concentraciones y manifestaciones frente a la Consejería de Economía de la Generalitat el pasado 20 de septiembre mientras las fuerzas de seguridad llevaban a cabo un registro en su interior. El delito de sedición conlleva entre 4 y 8 años de cárcel, mientras que las autoridades pueden enfrentarse a condenas de hasta 15 años de prisión.

La jueza Carmen Lamela les ha llamado a declarar a petición de la Fiscalía, que solicitó su imputación una vez que examinó el atestado del instituto armado en relación a los disturbios ocurridos a raíz de la detención de los dos más estrechos colaboradores de Oriol Junqueras. Tras la concentración, la Fiscalía denunció los hechos como constitutivos de un delito de sedición y la juez la admitió a trámite al entender que el fin último de los disturbios es el de una ruptura de la forma de Gobierno.

Como primera diligencia de investigación, la juez pidió el informe del instituto armado que incluye hasta seis peticiones por escrito a los Mossos en relación con los incidentes de la conselleria, contestadas -en algún caso dos horas después- con escuetas respuestas de que se había dado trámite a la solicitud. Además de las peticiones por escrito, los guardias pidieron varias veces ayuda a la intendente de los Mossos, Teresa Laplana, desplazada al lugar desde primera hora de la mañana, pero hasta las 14.30 horas no se presentó un responsable de la Unidad de Control de Masas.

En una de esas peticiones, se traslada a la intendente de los Mossos la necesidad de proteger los tres coches que habían quedado fuera y que ya estaban rodeados. Se le dijo que los coches tenían “armas largas” y que si los manifestantes accedían a los vehículos “podría incrementarse la amenaza de forma muy importante”. La intendente respondió, según el guardia, que no podía hacer nada y que su intención era “mantener la situación”. El relato de los guardias recoge que los agentes que custodiaban la puerta se vieron obligados a entrar en el edificio para evitar “el enfrentamiento directo” ante la actitud “cada vez más hostil” de los manifestantes.

Y, a medida que avanzaba el día y crecía el número de asistentes, la Guardia Civil constata que la protesta estaba coordinada y organizada, incluso con avituallamiento y con voluntarios que formaron una cadena humana para permitir la salida del edificio de las autoridades y trabajadores, pero no de la comitiva judicial.

A las diez de la noche se dio por finalizado el registro, pero la comisión judicial “quedó retenida y sitiada en contra de su voluntad”. Dos horas después, Sánchez y Cuixart, subidos a un vehículo de la Guardia Civil -que ya habían sido destrozados- arengaron a los asistentes a persistir en la protesta. A juicio de la Guardia Civil, ambos demostraron capacidad para coordinar la protesta, pero no usaron ese control para disolver una manifestación que habían convocado y que estaba “coaccionando” a los agentes.

Más tarde, “la masa” intentó acceder al edificio por la fuerza. El testimonio de uno de los agentes dice: “El ambiente en el exterior era muy tenso y hostil, tirando objetos e insultando constantemente a los guardias civiles. También realizaban cánticos en los que decían ‘esta noche dormiréis aquí’ (...) sobre las 3 de la mañana hubo una carga violenta de los manifestantes contra las puertas en la que por parte de unos 15 agentes de Mossos y Guardia Civil hubo que aguantar las puertas, puesto que parecía que la masa podía tirarla abajo y acceder”. Para entonces, la secretaria judicial había salido por un teatro anexo camuflada entre el público de la función. Los agentes salieron entre las cuatro de la mañana y las siete.

El vicepresidente del Gobierno, Oriol Junqueras, mostró su apoyo al mayor de los Mossos y a los presidentes de la ANC y de Òmnium Cultural. En un apunte en su perfil de Twitter remarcó: “Investigados por obedecer la voluntad del pueblo de Catalunya. Todo nuestro apoyo Trapero, Sànchez y Cuixart. ¡No estamos solos!”.

También la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, respaldó a Trapero por el “excelente trabajo” de los Mossos, y a Cuixart y Sànchez por el civismo de las concentraciones de estos días. - D.N. / Foto: Efe

Herramientas de Contenido