Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
enviaba e-mails y dejaba notas con insultos

Absuelta de ‘stalking’ una pareja de vecinos en Pamplona

Le pedían 15 meses de cárcel por enviar e-mails y dejar notas con insultos, pero la juez no ve delito ni alteración de rutinas

Jueves, 5 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Fachada del Palacio de Justicia de Navarra.

Fachada del Palacio de Justicia de Navarra. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Fachada del Palacio de Justicia de Navarra.

pamplona- La juez de lo Penal 1 de Pamplona ha absuelto a una mujer, a la que le pedían 15 meses de prisión y 6.000 euros por stalking (un nuevo delito conocido como acoso ilegítimo y reiterado) a una pareja de vecinos de la Comarca de Pamplona, con los que había tenido una retahíla de desencuentros. La sentencia, que es recurrible, absuelve a la acusada de haber dañado el coche de su vecina y también de haber insultado a un hijo de la pareja.

El apartado de hechos probados de la sentencia es muy escueto y narra que entre el matrimonio de la denunciante y la acusada y su pareja se iniciaron una serie de desavenencias a partir de una cuestión íntima que afectó a ambos matrimonios y que la procesada conoció a raíz de que el marido de la denunciante lo puso en su conocimiento. Sin embargo, en el comportamiento posterior de la acusada, la juez no observa actividad delictiva porque entiende que la mayoría de los whatsapps y e-mails entre ambas familias tienen una procedencia difusa, al originarse también en información proporcionada por el propio marido ahora denunciante por haberse sentido acosado por mensajes y correos electrónico. “Resulta difícilmente calificable que teniendo esa información un origen ilícito” (por copiarlos el marido del móvil de su esposa) “se pretenda criminalizar los comentarios y valoraciones que hacía la acusada” al respecto y que parte de los cuales provocaron que se sentara en el banquillo.

La sentencia sí acredita, por otra parte, que la acusada remitió a la denunciante un e-mail, en fecha 13 de julio de 2016, que ponía de manifiesto la situación existente entre ambas y el desencuentro producido. Se acredita igualmente que en la situación de desavenencias entre ambos matrimonios, la acusada llamó a una amiga de los denunciantes para contarles cuestiones íntimas que incluso la amiga ya conocía. Se acredita, de igual modo, que la procesada tuvo un incidente con un hijo, menor de edad, de los denunciantes en plena calle, con insultos entre ambos que fueron presenciados por un vecino y que, a raíz de eso, la acusada dejó dos notas manuscritas en el parabrisas del coche de la denunciante. Asimismo le remitió a esta sendas cartas desde su lugar de trabajo en respuesta a un e-mail que la denunciante había enviado a su marido y que este facilitó a la procesada.

reprobación moralLa juez entiende que “tales conductas moralmente reprobables, que convergen con vulneraciones claras e inadmisibles de la intimidad entre los cuatro implicados en esta historia, e incluso respecto a un menor”, no constituyen el delito de acoso por el que se mantiene acusación. “En ningún caso se ha probado que hayan supuesto una alteración significativa de la vida de la denunciante”, ya que aprecia que no han tenido cambios sustanciales en su vida ordinaria. Finalmente, sobre el hecho de que la acusada hubiera dañado el coche de la denunciante, la juez cree que “no hay prueba alguna” ni de que se acercara al coche por esas fechas. - E.C.