La charla

El señor Ramsés

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Recuerdo hace unos cuantos años que le aposté una cerveza a un amiguete a que el Valencia ganaba el partido que estábamos viendo en el bar de mi pueblo. Poco antes había escuchado yo en la radio el resultado final de aquel partido, que lógicamente en la tele estaban echando en diferido. Mi amiguete lo desconocía y yo me hice el listillo adivinando aquella remontada del Valencia. Cuando las dos cervezas fueron abonadas y con una sonrisa de pícaro le solté a mi amigo la verdad y le dije que yo de fútbol sé poco pero de adivino todavía tengo menos.

Los adivinos en el mundo del fútbol han tenido siempre su espacio. Con más o con menos suerte siempre sale algún rumor de que hay un adivino que es muy bueno y que dice que tal equipo va a ganar la liga o que tal selección va a ganar el mundial.

Seguramente se acuerden del pulpo Paul, que en el Mundial que ganó España se hizo casi tan famoso como Iniesta. Después de aquello se ha oído hablar del camello Shaheen, de la gallina Paula, del pingüino Aochan, del armadillo Norman y unos cuantos más.

En Sudamérica últimamente se está hablando mucho de un adivino boliviano llamado Ramsés, que parece que atina en lo que dice. El equipo de su país Jorge Wilstermann había metido un 3-0 a River en Copa Libertadores y parecía que tenía muy cerca el paso a semifinales. Llegó el señor Ramsés y dijo que para el minuto 35 del partido de vuelta el sueño boliviano se habría acabado. Poco antes de que llegara ese minuto los argentinos marcaron ya el 4 a 0 y la eliminatoria daba la razón al susodicho adivino.

Ramsés se ha venido arriba. Los programas futboleros se han lanzado a por él y la preocupación máxima era ahora para el Argentina- Perú de esta noche pasada. La clasificación para el mundial está en juego y eso es sagrado.

2-1 o 3-1 dijo el adivino y mucha influencia de Messi en el partido. Para el resultado puede tener suerte, para lo segundo no hace falta ser adivino. Compruébenlo.

El autor es técnico deportivo superior