Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Pascual Dedios-Pleite Director de la Factoría Digital de Siemens y presidente de Siemens Industry Software

“La automatización industrial nos permitió acceder a bienes;la digitalización, ser diferentes”

Siemens, un gigante con casi dos siglos de historia, impulsa la digitalización de un sector industrial que afronta la revolución más importante en décadas

Juan Ángel Monreal Iñaki Porto - Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pascual Dedios-Pleite, ayer en Pamplona

Pascual Dedios-Pleite, ayer en Pamplona

Galería Noticia

  • Pascual Dedios-Pleite, ayer en Pamplona

Pamplona- Responsable de la factoría digital de Siemens, Pascual Dedios-Pleite explica un futuro que se hace real día a día cada vez en más empresas. Y defiende con pasión la industria presente y la que llega, con capacidad para generar empleo cualificado y a la que la digitalización va a transformar por completo. Sus costes de producción van a bajar entre un 10 y un 20%, como los de logística y calidad. Dedios-Pleite habló ayer en Pamplona de todo ello, invitado por Negocios en Navarra. Siemens le ha dado responsabilidad en un área clave. “Para Siemens, con 175 años de historia, la capacidad de anticiparse es clave, somos una gran compañía tecnológica que entra y sale de muchos negocios”, señalaba en la entrevista posterior a la charla.

¿Qué es lo último ahora mismo en industrial 4.0 y digitalización?

-Esta es una carrera que ha comenzado y no se percibe que tenga un fin. Lo más interesante es que empezamos a disponer de tecnología para hacer uso de los datos a nivel industrial. La plataforma en la nube Mindsphere culmina en nuestro caso ese recorrido: nos va a permitir realimentar el producto inicial y que las empresas opten a nuevos modelos de negocio. En la construcción del gemelo digital y el nuevo modelo físico habrá mejoras, pero lo más relevante es explotar más la información que fluye en una compañía.

Habla del gemelo digital, de que cada vez que alguien hace un clicky elige algo mete presión a la industria. ¿Vamos a una fabricación mucho más personalizada?

-Hemos trabajado con Masseratti, que quería construir un coche low cost para el que tiene dinero, de unos 60.000 euros. Hay que tener en cuenta que los coches de esta marca se venden por más de 200.000 euros. La cuestión era cómo conseguir reducir el precio a un tercio porque así se multiplican las ventas. Y el resultado es que en 18 meses, la mitad que antes, hemos sido capaces de diseñar un coche y sacarlo al mercado. Y el coche tiene 70.000 variantes, de tal manera que puedes tener un coche diferente, exclusivo para ti a precio de serie. Este es otro de los grandes cambios. Si la automatización nos permitió acceder a bienes, la digitalización nos permite ser distintos.

Más personalización, series más cortas... ¿Implicará esto una reducción del tamaño de las factorías, incluso su ubicación en las propias ciudades debido a la fabricación aditiva o al 3D?

-Si vamos a grandes bienes, lo más moderno es la planta de Tesla en Estados Unidos. Y esa planta, desde fuera, es exactamente igual que cualquier que veamos en Wolfsburgo o en Landaben. Hay cosas que no se pueden cambiar, aunque se mejoren procesos. Si hay muchos componentes, la planta será igual que hasta ahora al menos en su aspecto exterior. Antes el pez grande se comía al chico, pero todo esto que está sucediendo va a permitir que el chico sea haga grande porque el grande desaparece. Vamos a ver un despliegue de pequeñas fábricas muy concentradas en valor, especializándose en algo. Y las veremos crecer y hacerse grandes. O no. Las empresas alemanas también fueron pequeñas, pero tuvieron apoyo y sobre todo tienen mucho foco: quieren ser las mejores del mundo en algo. En Porsche los AGV, robots que ayudan a las personas, los va a fabricar una empresa que factura apenas 6,5 millones, pequeñísima. Los grandes actores que esperaban llevarse el contrato han visto cómo les ganaba una mucho más pequeña. El 3D, en lugar de arrancar material, te permite depositar el material, fibras de carbono y composites. Y combinado con una virtualización permite fabricar estructuras altamente resistentes pero a menor peso y más barato. Pero tiene que estar combinado con la robótica.

¿Cómo explicaría que el uso de los datos va a ser clave en la nueva industria?

-El ejemplo son Amazon, Google o Facebook. Han descubierto que su verdadero negocio es dotar de inteligencia la información que sus usuarios les han dado y venderles algo. Casi un 70% de nuestros productos ya están conectados a Internet y con ciberseguridad. MindSphere sube los datos de la unidad de producción, se encriptan y son dotados de conocimiento: se generan appspara que el cliente pueda trabajar, por ejemplo, en mantenimiento predictivo. Pero el verdadero negocio es que los datos se conviertan en un nuevo negocio para esa empresa.

¿Cómo ve a la industria española y a la navarra para afrontar este desafío?

-En industria nuestro PIB es pobre, entre un 14 y un 16%, pero Navarra por ejemplo tiene un 33%. Somos el segundo fabricante de automóviles de Europa y el octavo del mundo. Y el sexto del mundo en aeronáutica. En la zona norte, hay empresas que se están comiendo el mercado de máquina herramienta alemán. Nos queda poco pero lo que nos queda es muy bueno. Por desgracia, la crisis ha limpiado mucho y lo que hay es tremendamente competitivo. Tenemos el handicap de que salimos al exterior cuando llega la crisis. Esperamos a que haya una catástrofe para reaccionar. Nunca ha habido una apuesta por la industria, siempre hemos estado alineados con el turismo. No hay ni secretario de Estado de Industria. Por lo menos ahora se habla más, porque la industria es riqueza, empleo cualificado. Un ingeniero, un técnico siempre van a tener empleo.

¿Qué deben hacer las administraciones?

-Las administraciones deben entender que, para cubrir el gap tecnológico que existe, deben apoyar la compra de tecnológica, no ofrecer una financiación que ya te la da el mercado. Hoy el dinero está barato. En Navarra hay una cosa que se está haciendo bien: se tiene claro dónde se pone el foco, en qué nichos industriales hay que hacer el esfuerzo.

Hay otro elemento, el del empleo. ¿Supone este proceso una amenaza para los trabajadores?

-No podemos escondernos de una realidad global. Y la transformación digital y la globalización son una de las cinco palancas que mueven el mundo. No podemos pararnos. Yo creo que la tecnología no va a sustituirnos, pero habrá una transformación de la empleabilidad y las empresas se recualificarán. Las administraciones deben evitar que nadie quede demasiado descolgado. Pero también es responsabilidad de las personas la voluntad de aprender, de leer todos los días para poder aportar valor como individuo. Decía Bill Gates que los robots tendrán que pagar impuestos y yo lo comparto, porque todo esto que nos hemos dado como sociedad del bienestar queremos mantenerlo.

las claves

“Seguiremos viendo grandes fábricas, pero los pequeños ya no tienen por qué ser comidos por el grande”

“Los robots tendrán que pagar impuestos para poder mantener el Estado del bienestar”

apunte

Ayerdi: “Un reto imparable”

La clausura. Manu Ayerdi fue el encargado de clausurar la jornada de ayer y señaló que que, ante el reto “imparable” que supone para las empresas navarras su transformación hacia la industria 4.0, se hace imprescindible la capacitación del personal y la mejora en la ciberseguridad de los sistemas informáticos. Ayerdi dijo que existen en Navarra grandes empresas y empresas tractoras que pueden ejercer un efecto “tractor” para acelerar la transformación digital de las demás empresas. “Pero es verdad también que las pymes, principales protagonistas del tejido productivo navarro, tienen más dificultades y tienen que entrar, poco a poco, en esta realidad digital”. - D.N.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia