Música

Beltza Weekend!!!!!

Por Javier Escorzo - Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

CONCIERTO THE LIMBOOS &HANNAH WILLIAMSFecha: 30/09/2017. Lugar: Zentral. Incidencias: Te cera y última jornada de conciertos en la sala Zentral (también hubo sesiones musicales en diferentes bares de Pamplona). Como en las dos anteriores, muy buena entrada, quizás el día que más público se congregó.

tercera y última jornada del Beltza Weekend. Como en las dos anteriores, el festival centraba su atención en la música negra, el soul y el rythm and blues, pero mirando de reojo a otros estilos. De la misma manera que los chicos de MFC Chicken nos habían acercado al rockabilly y el garaje, o el trío The Uppertones nos llevó a pasear por los senderos del swing, el sábado llegó The Limboos, una banda de origen gallego y madrileña de adopción que, aunque eminentemente sea un grupo de rhythm and blues, lo mezcla con otros estilos más o menos cercanos.

Cinco músicos sobre el escenario (guitarra, batería, contrabajo, saxo y teclados -en ocasiones sustituidos por maracas o segunda guitarra-), capaces de ofrecer una gran variedad de sabores, algunos verdaderamente exóticos, provenientes de lugares tan lejanos como el mismísimo Caribe. Evidentemente, con esos ingredientes resultó imposible no bailar, tanto cuando se arrancaban con un improvisado blues mientras uno de sus guitarristas afinaba su instrumento, como, muy especialmente, cuando se acercaban a territorios latinos. En esos momentos, ellos definieron su música como tropilaclismo, una propuesta que se podría asemejar a la de Radio Futura, aunque la de The Limbos hunde sus raíces más en el rock’n’roll de los años cincuenta que en el pop. Hubo, de hecho, menciones expresas a músicos como Charles Bradley y a sellos como Norton Records. Uno de los momentos culminantes fue Crazy Rumba, el rescate de Space Mambo, tema que daba título a su primer álbum, o el soul de Walking my way, que verá la luz en un EP que se publicará en los próximos meses.

Se iba acercando el final de festival, y el honor de su clausura recayó sobre Hannah Williams and The Affirmations. Son de Bristol, pero están acostumbrados a girar con su música por todo el mundo;tanto es así que, al saludar, Hannah se confundió y lo hizo en francés, prorrumpiendo en una carcajada al darse cuenta de su error. Al margen de esa anécdota, no hubo ni un solo desliz en lo que a su música se refiere. Un soul elegantísimo, apuntalado por su hermosa voz, pero también sustentado sobre una banda enorme, cuantitativa y cualitativamente hablando (teclados, guitarra, batería, metales y dos coristas). La británica se desgañitó en una despechada interpretación de Dazed and confused, el segundo single de su último disco, Late nights &Heartbreak. Comenzó con delicadeza la canción que da título al álbum, ganó emotividad en su desarrollo y terminó casi como una nana. Merecen ser destacados también, por su sensibilidad, los pasajes en los que Hannah cantó con sus dos coristas, prácticamente a capella, como al final de Your luck can change. Aunque si hubiese que escoger un solo momento, este sería, sin duda, la interpretación de Woman got soul, una canción reivindicativa y con mucha garra. Así terminó la primera edición del Beltza Weekend, con un rotundo éxito de público y de bandas. Por muchos años más.