Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Mesa de Redacción

Otras derivadas de Catalunya

Por Joseba Santamaria - Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La compleja crisis política, social e institucional que se ha abierto en el Estado tras el 1-O en Catalunya tiene, más allá de los nubarrones que ensombrecen hoy los caminos de salida pactados y dialogados, otras derivadas. Las apariciones de tipos como Aznar o Guerra, restos de la política más decrépita, para insistir en decir a los ciudadanos qué tenemos que pensar, decir y hacer en este caso y en otros, con mensajes duros, amenazantes y de confrontación apuntan sobre todo a las propias situaciones internas de sus propios partidos. Son partidas de ajedrez paralelas a la gran partida entre el Estado y Catalunya. Cuando Guerra exige aplicar el 155, enviar al Ejército, disolver los Mossos o cerrar TV3 no sólo está dando nuevas muestras de su retrógrada visión de la realidad política del Estado español, está atacando a la línea de flotación de la estrategia de Pedro Sánchez. Como lo es la actitud de Susana Díaz desde Andalucía o las lecciones que imparte González. A Sánchez lo descabalgaron con un golpe interno hace ahora un año y cuando apenas han pasado seis meses desde que recuperó la secretaria general del PSOE tras arrasar en las primarias, quienes perdieron aquel pulso con la militancia ya se han puesto de nuevo en marcha para volver a quitárselo de encima. Catalunya es sólo la excusa contra Sánchez. Como lo es para Aznar y los halcones políticos y mediáticos de la derecha contra Rajoy, al que llevan años intentando apartar. Unos y otros en el PP y en el PSOE comparten discursos más cercanos al neofranquismo que a los valores democráticos. Rajoy ha demostrado ser un incompetente político de altura -lo que sucede en Catalunya ahora es el último ejemplo de una larga lista de ineptitudes- y que no le guste a Aznar no le hace competente. Pero no se trata sólo de Catalunya, se trata también de la lucha en PP y PSOE por el control de sus estructuras políticas. En Catalunya se juegan también otras partidas claves para el futuro de la democracia en el Estado español.

Herramientas de Contenido