Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

En manos de la comunidad internacional

LOS CATEDRÁTICOS DE DERECHO | Juanjo Álvarez y Santiago Ripol explican qué es una DUI y su recorrido efectivo

Un reportaje de Javier Núñez - Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El president, Carles Puigdemont, y el vicepresident, Oriol Junqueras, abandonan sus escaños durante un pleno del Parlament catalán.

El president, Carles Puigdemont, y el vicepresident, Oriol Junqueras, en un pleno del Parlament catalán. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • El president, Carles Puigdemont, y el vicepresident, Oriol Junqueras, abandonan sus escaños durante un pleno del Parlament catalán.

La Declaración Unilateral de Independencia (DUI) es la acepción más en boga en las últimas semanas. Pero la pregunta es ¿tiene alguna validez que Catalunya declare unilateralmente la independencia? Dos expertos, el catedrático de Derecho Internacional Privado de la UPV/EHU Juanjo Álvarez, y el catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona Santiago Ripol reflexionan sobre ella .

Álvarez lo explica de una forma clara y diáfana. “Lo primero que hay que decir es que no hay un manual jurídico de declaración de independencia. No lo hay. No lo hay a nivel estatal, pero tampoco lo hay en la legalidad internacional. No existe ninguna regulación jurídica de cómo se procede a la independencia”, asegura.

Dado por sentado este primer punto, Álvarez señala cuáles son los pasos para el reconocimiento de un nuevo estado. Lo primero que apunta es lo que se denomina la realpolitik o el pragmatismo de los estados. “Tú no eres un estado independiente porque así lo decidas, sino porque los demás te reconocen en ese estatus. Así han nacido todos los estados del mundo. Lo importante es que te reconozcan los demás estados”, señala. “El que da y quita el reconocimiento de estado es las Naciones Unidas. El Consejo de Seguridad debe admitir la solicitud a trámite. Después, de los quince miembros de este Consejo de Seguridad, se necesita el plácet de nueve como mínimo y, por último, pasaría a votación del pleno de las Naciones Unidas”, añade.

En ese Consejo de Seguridad hay cinco miembros que tienen derecho a veto: Rusia, China, Francia, Reino Unido y los Estados Unidos. El veto de uno de esos cinco echaría atrás todo el procedimiento. No pasas a la Asamblea General de las Naciones Unidas si no recibes el plácet del Consejo de Seguridad donde se encuentran estos cinco miembros con veto.

El catedrático de Derecho Internacional de la UPV/EHU quiere dejar clara una cuestión. “En el caso de Catalunya estamos mirando a Europa y se dice que Europa no aceptará la independencia, pero para llamar a las puertas de Europa tienes que ser un Estado y para ser un Estado la vía es las Naciones Unidas”, asegura.

Álvarez pone como ejemplo a Croacia, el último estado en incorporarse a Europa. “Croacia tardó trece meses en culminar la negociación de ingreso en la Unión Europea, después de que tras la guerra de los Balcanes obtuvo una declaración de independencia derivada de los acuerdos que adoptaron las potencias internacionales tras el conflicto. Croacia pasó por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se aceptó posteriormente por el pleno de este organismo y después llegó la negociación con Europa”, explica.

Santiago Ripol afirma que cuando un país se declara estado independiente le llega el paso primordial, el ser reconocido por la comunidad internacional. “Debe ser un reconocimiento individual. Por ejemplo, en el caso de Kosovo partió con el reconocimiento de los Estados Unidos y eso ha hecho que otros países se hayan ido sumando. Ahora son alrededor de un centenar, entre los que no está España, que no le reconoce”, asegura.

El catedrático de la Pompeu Fabra explica que “el derecho internacional dice que para ser un estado hay que cumplir tres requisitos: tener un territorio estable, una población más o menos definida y una organización política que controle y ejerza el poder sobre eso. Imagino que con la DUI se trata de decir que se cumplen estos requisito, pero no dice nada en sí misma. Insisto, la clave está en que otros estados te reconozcan”.

Declaración en diferidoEn los últimos días se ha especulado con la posibilidad de una DUI en diferido. De hecho, Andreu Mas-Colell, exconseller de Economía de la Generalitat, publicaba esta misma semana un artículo en Ara.cat donde consideraba que una DUI no garantiza que Catalunya pueda ser independiente: “Si no hemos tenido fuerza suficiente para hacer el referéndum que queríamos, difícilmente la tendremos para proclamar y afianzar un Estado independiente”. Así, proponía que entre uno y dos años no se recurra a la unilateralidad. “Se trataría de un mensaje que se enviaría bien alto a los ciudadanos de Catalunya, de España y del mundo. De esa forma, podrían sumarse otros sectores catalanes a la causa independentista. A ojos europeos, y del mundo, el lado catalán del conflicto se cargaría de razón”, aseguraba.

Para Juanjo Álvarez, una DUI en diferido no cambia absolutamente el proceso. Al final es una cuestión de pragmatismo, “y lo hagas ahora, o lo hagas dentro de dos años, no cambia absolutamente nada ya que todo va a depender de la voluntad de los demás países”. Otra cosa es que el Estado español y Catalunya lleguen a un acuerdo y digan que dentro de un par de años se hace un referéndum legal y pactado. “Entonces -señala Álvarez- el pragmatismo internacional lo admitiría sin ningún problema”. Y cita a Escocia, donde había acuerdo con el Reino Unido. “Si el resultado hubiera sido positivo se preveía un plazo, cerca de un año si no recuerdo mal, para organizar lo que se llama la retrocesión. Ordenar el reparto de muchas cuestiones que estaban un uno y otro lado”. Ripol, por su parte, asegura que la DUI en diferido no existe. “Es una cosa que no existe, y a lo mejor en Catalunya esto sería lo novedoso, pero no lo entiendo”.

Herramientas de Contenido