Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El cuatripartito contrasta la llamada al diálogo del Govern con el inmovilismo del Estado

Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E reiteran sus críticas al rey y a Rajoy
UPN, PSN y PPN exigen a Puigdemont que dé marcha atrás

Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vista general del hemiciclo del Parlamento de Navarra.

Vista general del hemiciclo del Parlamento de Navarra. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

  • Vista general del hemiciclo del Parlamento de Navarra.

pamplona- Los cuatro grupos que sostienen al Gobierno foral valoraron ayer positivamente la llamada al diálogo que el Govern trasladó por medio de su presidente, Carles Puigdemont, al tiempo que reiteraron sus críticas al Estado por su inmovilismo, que hicieron extensivas al rey, al Ejecutivo de Rajoy y al PP. Frente al posicionamiento de los grupos del cambio en favor de una salida pactada para Catalunya, UPN, PSN y PPN volvieron a demandar a la Generalitat que abandone sus pretensiones independentistas.

Cinco días después del referéndum del 1-O, la cuestión catalana copó los comentarios de los portavoces parlamentarios previos al pleno de ayer y desde el cuatripartito se contrastó la actitud proclive a la mediación mostrada por Puigdemont con el discurso amenazante del monarca.

“Mientras que el rey en ningún momento mencionó el concepto de diálogo, Puigdemont habló de mediación, que es la nueva forma de hablar de acuerdo político y dio un paso adelante en la búsqueda de una solución dialogada”, resaltó Koldo Martínez (Geroa Bai), quien responsabilizó al PP de haber dejado “que las cosas lleguen hasta aquí”.

También Adolfo Araiz (EH Bildu) subrayó el “evidente contraste” entre las declaraciones de Puigdemont y las manifestaciones “de una persona que no ha sido elegida por nadie y que carece de legitimidad para decir todo lo que dijo y plantear un mensaje poco menos que de guerra”.

En cambio, prosiguió Araiz, en Puigdemont “vimos a un representante público elegido por la ciudadanía para mandar un mensaje de diálogo y entender que es posible buscar una solución política”.

Mikel Buil (Podemos) recordó que Puigdemont solicitó este miércoles “mediación y a la vez planteaba que lo iba a hacer todo de manera unilateral” por lo que consideró necesario “generar un cuerpo de mediadores para poder hacerse cargo de manera democrática de la situación”, ya que “tarde o temprano se va a tener que llegar a un acuerdo”. Además, expresó su preocupación porque “después del discurso que realizó el rey se está empezando a usar el lenguaje deshumanizando a una de las partes, lo cual lamentablemente suele dar lugar a respuestas de carácter violento”.

Igualmente crítica con el rey fue Marisa de Simón (I-E), para quien “ha quedado en evidencia la inutilidad del jefe del Estado” y que “el PP ha sido incapaz de dar una solución política”, aunque la declaración de independencia unilateral “tampoco soluciona el problema”. Por ello, apostó por “reformar la Constitución y sustituirla por otra “que garantice los derechos y libertades”.

la derecha culpa a puigdemontPor el contrario, Javier Esparza (UPN) responsabilizó a Puigdemont de que “cada día en la calle haya más tensión” e ignoró a los millones de personas que defienden el proceso independentista. “Lo que tiene que hacer la Generalitat es dar un paso atrás, renunciar a una declaración de independencia unilateral que no lleva a ningún sitio y a partir de ahí vamos a hablar”, dijo el dirigente regionalista, que en todo caso insistió en que “lo primero es cumplir la ley”.

Tampoco se libró el presidente catalán de las críticas de María Chivite (PSN), a quien acusó de “seguir en su deriva nacionalista” y de no hablar “como el presidente de todos los catalanes y catalanas” sino solo de parte de aquellos que apuestan por la independencia. En cuanto al “pequeño atisbo que dio a la mediación”, señaló que “lo que tiene que hacer es paralizar los procesos anteriormente abiertos y lo primero que tiene que hacer es desconvocar el pleno previsto para el lunes que viene”. “En ese momento se podría abrir la puerta al diálogo”, si bien añadió que “fuera de la legalidad no hay diálogo posible, ya lo dijo la vicepresidenta del Gobierno”.

Ana Beltrán (PPN) dijo que Puigdemont “sigue en su locura independentista y esa locura lo que está haciendo es traer un perjuicio tremendo a Cataluña y a España”. “No se puede dialogar nada con nadie que no esté dentro del marco constitucional”, continuó Beltrán, que abrió la puerta al diálogo, “pero dentro de la ley”. - D.N./Agencias

Herramientas de Contenido