Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La memoria en el olvido

Casi un centenar de personas se reunieron ayer en Baluarte para escuchar los testimonios de tres víctimas del terrorismo en la jornada ‘Ser víctima: memoria y convivencia’, organizada por el Gobierno de Navarra

Un reportaje de Clara Ayabar Rivas - Fotografía Javier Bergasa - Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La sala Luneta de Baluarte, llena para escuchar a tres víctimas del terrorismo.

La sala Luneta de Baluarte, llena para escuchar a tres víctimas del terrorismo. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

La sala Luneta de Baluarte, llena para escuchar a tres víctimas del terrorismo.

“Necesito creer que, si nos conociesen, los que nos hicieron tanto daño pedirían perdón” - “Trabajamos para que los jóvenes vivan en una sociedad en paz y que no se repita la sinrazón” - “A la mayoría de las víctimas del terrorismo no nos han educado en el odio y el rencor” - “Debemos reflexionar sobre esas páginas de la historia que no se pueden borrar”

dicen que el que olvida su historia está condenado a repetirla. La memoria es la facultad psíquica por la cual alguien retiene y recuerda el pasado. Sin embargo, la inercia natural del hombre es la desmemoria, pasar página y olvidar el pasado. El pasado reciente de la sociedad española está marcado, entre otras cosas, por los años de terrorismo de ETA. De ahí que, en el marco de políticas públicas en materia de memoria y víctimas, la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra organizase ayer la jornada Ser víctima: memoria y convivencia que tuvo lugar en Baluarte.

Un acto amable y emotivo que recogió los testimonios de tres víctimas del terrorismo: Ainara Hernández Cabez, hija de Gregorio Hernández Corchete, asesinado por ETA;Alfonso Sánchez Rodrigo, herido en un atentado de ETA en 1985;e Iñaki García Arrizabalaga, hijo de Juan Manuel García Cordero, asesinado por los Comandos Autónomos Anticapitalistas en 1980. Tras la presentación, la consejera Ana Ollo agradeció la disposición de los tres ponentes a compartir esa parte de su historia. “La jornada quiere poner en valor la memoria de las víctimas del terrorismo, hablar de su derecho a la verdad, la justicia y la reparación, y ninguno de estos tres aspectos es posible sin el sustento firme de la memoria”, dijo.

La periodista Idoia Altadill, directora regional de Onda Cero Navarra, condujo el acto al que fueron más de un centenar de personas, entre ellas caras conocidas de PSN o Geroa Bai.

Una emocionada Ainara Hernández Cabeza contaba por primera vez en un acto público, a pocos días del aniversario de su muerte, la historia de su padre, asesinado por ETA en Leitza en 1982. “Lo cuento ahora porque hasta hoy estábamos en el olvido. Nunca nos habían contactado para hablar”, contó. La mala suerte hizo que su padre, Gregorio Hernández, visitase el cuartel de la Guardia Civil para arreglar los papeles de una escopeta nueva en el momento en que ETA decidió atentar contra ese lugar. “Nosotros éramos pequeños y no entendíamos mucho, la pérdida la afrontó sobre todo mi madre. Recuerdo que la tristeza siempre estaba presente en casa desde ese momento. Fue un cambio enorme”, explicó. La historia desconocida del padre de Ainara dejó mucho dolor. Un dolor que aseguró “queda para toda la vida”, aunque como muchos otros explicó que no le educaron en el odio ni en el rencor, sino en el respeto a los demás. “A mis hijos siempre les digo que eviten hacer a otros lo que a ellos les haría daño”, explica.

Casi en el llanto, Ainara dejó su turno al presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Alfonso Sánchez, que pidió un minuto de silencio por las víctimas. Fue Sánchez quien puso el punto más reivindicativo de la tarde mostrando su “preocupación” por la presencia de EH Bildu en el poder. “Yo he de reivindicar los derechos de las víctimas del terrorismo, y ellos nunca han condenado la violencia de ETA”, recriminó a las autoridades presentes.

Sánchez fue herido cuando un coche bomba explotó al paso de un microbús ocupado por guardias civiles. “La sociedad ha mostrado mucha cobardía, además ha sido capaz de poner a los radicales en la política. Por eso es necesario poner la memoria a la luz, pero la de las víctimas, no la de los autores de los asesinatos. En eso trabajamos desde la AVT. Yo espero llevarme mis fantasmas a la tumba en mi mochila, pero trabajo para que las generaciones futuras no olviden”, dijo.

el olvido en los jóvenesUna generación, la de los jóvenes, que también preocupa a Iñaki García Arrizabalaga, hijo de Juan Manuel García asesinado por los Comandos Anticapitalistas. Iñaki relató ayer cómo en una encuesta realizada a universitarios, la gran mayoría de ellos no conocía a Miguel Ángel Blanco. “La gente ahora no está preocupada por la memoria. La movilización contra el terrorismo no está con la memoria. Para la sociedad no es algo prioritario. El olvido de lo que ocurrió es un hecho real entre los más jóvenes”, explicó.

Para Iñaki el olvido es uno de los problemas más importantes, pero también asegura que hay que tener cuidado con la tergiversación de las cosas. “Hay mucho buenismo, la memoria debe deslegitimar el terrorismo”, explicó.

Igual que Sánchez, Iñaki pidió a EH Bildu un ejercicio de autocrítica, de reconocer “sin matices” que aquellas muertes nunca debieron suceder y que no se deben volver a repetir. “El daño fue injusto e innecesario”, aseguró, “yo no reivindico una memoria para alimentar el odio, el resentimiento o la venganza, sino una memoria para la convivencia, reflexionar sobre los errores del pasado y que nunca vuelva a suceder lo que paso”. “Debemos empatizar con el dolor ajeno, con el que piensa diferente, empatizar con la gente que también sufre”, explicó.

Los tres invitados coincidieron en que la memoria es necesaria para enseñar el mal que se hizo, para recordar a las personas el pasado, el sufrimiento que se causó y reivindicar el carácter humano, las personas que hay detrás de cada muerte.

agradecimientosTras las declaraciones de Ainara, Alfonso e Iñaki, llegó el turno de las preguntas. Sin embargo, las cuestiones se convirtieron en agradecimientos a los invitados y a la organización;en una exposición de las reflexiones de algunos de los asistentes como público al acto.

La crítica al Gobierno llegó desde una de las esquinas de la sala, donde Julio Vidaurre recriminó al Gobierno su pasividad ante los “homenajes y reconocimientos” a ETA en las calles del Casco Viejo de Pamplona. Unas acusaciones que fueron aplaudidas por parte de los asistentes, y a las que Koldo Martínez, de Geroa Bai, respondió con tranquilidad. “Estamos avanzando en este tema. Siempre he defendido que la violencia no soluciona nada, que no es el camino”, aseguró.

Iñaki se sumó a esa crítica y explicó la importancia que tiene para las víctimas el “mundo de la escenografía” en relación con la banda terrorista. Por eso, para él, se debe trabajar en ella pues “décadas de vivir en una cultura del terrorismo no desaparecen en cinco años”.