Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

en el barrio de la Milagrosa (pamplona)

Cuadruplica la tasa de alcoholemia en Pamplona y le absuelven porque nadie le vio conducir

El fiscal solicitaba una multa de 2.160 euros y 18 meses de retirada del permiso

Jesús Morales - Viernes, 6 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un conductor es sometido a un control de alcoholemia.

Un conductor es sometido a un control de alcoholemia. (Archivo)

Galería Noticia

  • Un conductor es sometido a un control de alcoholemia.

PAMPLONA- El Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona ha absuelto a un pamplonés de 35 años que cuadruplicó la tasa legal de alcohol tras ser identificado por la Policía Municipal como el conductor de un turismo que chocó contra otro en el barrio de la Milagrosa porque ninguna persona le vio conducir. El fiscal pedía que fuera condenado a pagar una multa de 2.160 euros y a 18 meses de retirada del carné.

Los hechos por los que fue juzgado el acusado se produjeron el 5 de febrero de 2017, sobre las 17.35 horas, en la calle Juan María Guelbenzu de la capital navarra, donde el turismo que supuestamente conducía colisionó contra otro vehículo estacionado en la vía pública. Agentes de la Policía Municipal se personaron en el lugar y le sometieron a una prueba etilométrica, en la que dio los resultados de 1,08 y 1,13 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, por lo que fue detenido por un delito contra la seguridad del tráfico.

Sin embargo, la juez afirma en la sentencia que “tiene razón la defensa del acusado”, representado por el abogado Francisco Javier Moreno-Vidal, “cuando argumenta que no se ha practicado prueba de cargo suficiente como para acreditar la concurrencia de los elementos que integran el delito de conducir bajo el efecto de las bebidas alcohólicas”. En este sentido, destaca que los agentes de la Policía Municipal que declararon en el juicio “ni vieron conducir al acusado, ni estuvieron en el lugar de los hechos” y que los agentes actuantes que detuvieron al acusado, según se deduce del atestado, “no vieron ni el accidente ni la conducción”.

Además, la magistrada destaca que “ninguno de los testigos identificó como conductor del vehículo dicho día y hora”, e incluso el testigo que presenció el accidente manifestó que debía ir con los cristales empañados y no pudo ver ni siquiera cuantas personas iban en su interior, por lo que acuerda la absolución del acusado.

Herramientas de Contenido