Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Y tiro porque me toca

Todo vale

Por Miguel Sánchez-Ostiz - Domingo, 8 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Estos están siendo los días del descrédito y del “y tú más”, del tergiversar y del redoble de patrañas, y sobre todo del todo vale con tal de obtener la victoria sobre el enemigo, porque entre enemigos estamos tratando, lo de conciudadanos ya solo funciona inter pares, y aún así.

Ahora se trata de hacer méritos para obtener el diploma de buen español, de aplaudir al rey con su penoso discurso sectario, y a las fuerzas de seguridad. Sin fisuras. Se dice mucho esto. Prietas las filas. Unidad de destino en lo universal. Los casi 900 heridos en Cataluña el pasado domingo no cuentan más que para los sediciosos, allá ellos pues, bien está el escarmiento recibido, merecido se lo tenían, más deberían haber cobrado, etcétera... el asco de nunca acabar.

La celebración y resultado del referéndum catalán ha sido una guerra de información y de imágenes. Eso sí, las noticias falsas nadie las ha echado a rodar, pero se han utilizado imágenes manipuladas de personas buscando el efecto en las redes sociales, que han sido otro de los escenarios donde por lo menos hemos conseguido vernos las caras, y no me refiero a la desgracia de los agrios, injuriosos y violentos enfrentamientos verbales, sino a que hemos tenido ocasión de ver con claridad a quién teníamos enfrente y a quién vamos a tener enfrente por mucho tiempo, pase lo que pase con la declaración de independencia catalana y las medidas gubernamentales contra la Generalitat y su Govern. Hay odio para rato, y mala fe también, de modo que este va a ser el clima social de estos próximos meses, con acuerdos o sin ellos, sin medidas de fuerza o gracias a ellas. Hay bencina de sobra para seguir avivando fuegos ya muy vivos que no tienen previsto apagarse. Además, se ve de nuevo que lo que para unos vale, para otros es motivo de persecución. Quedarse al margen es casi imposible porque hasta esto es un toma de partido. ¿En qué margen te vas a colocar? ¿Mirar para otra parte? ¿A qué parte?

Es lamentable que no se haya dudado en utilizar imágenes de personas heridas o maltratadas (aunque fueran de otras fechas o países) para apoyar las informaciones o para acusar de denuncias en falso y minimizar lo ocurrido cuando son miles las contundentes imágenes que han dado la vuelta al mundo. La propaganda negra está servida, solo falta echarla a rodar y contar con un público que se asoma a eso y no a otra cosa, y a aplaudir las decisiones gubernamentales por serlo, sin ponerlas jamás en tela de juicio, por muy erróneas o desmesuradas que sean o hayan sido, como la brutal actuación policial en Barcelona que, traducida en imágenes, ha dado de este país la imagen más precisa de lo que en las trastiendas ha ido engordando en estos últimos años: un régimen autoritario y policial enmascarado con unos elementales rasgos democráticos.

El rebelde no está bien visto y hace falta muy poco para azuzar su caza y la ruidosa petición de picota; tampoco el equidistante y lo mismo... del gubernamental mejor ni hablo. O tomas partido o eres un sospecho a quien dar caza y conducir a una de las muchas picotas que han salido estos días, que estaban escondidas, porque de eso se trata, del feroz patriotismo dormido, de un nacionalismo de destino en lo universal, del gusto por el autoritarismo, y de encontrar explicación a por qué el cambio social y político no ha sido hasta ahora posible en este país ni se vislumbra la posibilidad de un cambio de régimen y una nueva Constitución. Hay que estar muy ciego para no ver que las actuaciones gubernamentales se celebran como si fueran faenas taurinas, solo les falta una música de pasodoble de fondo porque la petición de cabezas suple la de otros trofeos sangrientos. Quien no está con el gobierno y sus socios es un traidor a la patria, un sedicioso, un mal español, cuya cabeza se pide sin recato alguno, como si fuera cosa de broma o no hubiera antecedentes de lo que pasa cuando tal cosa sucede. Se ve una catástrofe nacional de consecuencias imprevisibles como un espectáculo en el que la violencia y la crueldad son los protagonistas. ¿Marca España? Qué tristeza.

Herramientas de Contenido

Más sobre Y tiro porque me toca

ir a Y tiro porque me toca »