Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de DIARIO DE NOTICIAS

Otros modos, idénticos recelos

La petición de comparecencia de Puigdemont, por fecha y forma, y la congelación de la dinámica represiva del Estado parecen relajar la tensión, siquiera por unas horas. Mientras, la ciudadanía exige diálogo en las calles

Domingo, 8 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

algunos de los últimos acontecimientos en torno a Catalunya permiten intuir movimientos que, por primera vez en semanas, no se dirigen a la colisión de la legitimidad catalana con la legalidad estatal aunque no estén exentos de un enorme recelo por ambas partes. Por ejemplo, el hecho de que el delegado del gobierno español en Catalunya pidiera disculpas por los excesos de la actuación policial aun justificándola, o que la juez Lamela no decretase medidas cautelares contra el mayor de los Mossos y los portavoces de la ANC y Òmnium Cultural, o que Puigdemont pidiera comparecer el martes en el Parlament, eludiendo así desobedecer la suspensión del pleno del lunes por el Tribunal Constitucional. Agregando además en el caso del president su apelación a hablar de “la situación política actual” de Catalunya y no explícitamente del 1-O, basando por añadidura la petición en el reglamento de la Cámara (artículo 169.1) en lugar de en el artículo 4 de la Ley del Referéndum. Todo indica que las presiones ejercidas sobre ambas partes desde diferentes ámbitos parecen haber ganado días para la reflexión, alterando el tempo de una dinámica que hasta el jueves parecía conducir irremediablemente a la Declaración Unilateral de Independencia en el Parlament y la aplicación del artículo 155 por el Gobierno central, lo que únicamente ahondará más la brecha. Sin embargo, esos mínimos signos para la esperanza no significan que Puigdemont admita la dificultad del reconocimiento de una independencia fundamentada en un referéndum de las dimensiones (participación del 43% y 2.044.038 de votos a favor) y características del 1-O, ni que Rajoy entienda la necesidad de que los catalanes se expresen en una consulta legal y pactada siquiera por los cauces que sí contempla la Constitución en virtud de los artículos 92.1 (someter a referéndum las decisiones políticas), 149.1 (competencia estatal de la convocatoria de referendos) y 150.2 (transferencia por el Estado a las Comunidades de sus competencias). Mientras la política permanece enimpasse durante el fin de semana, la calle se convirtió de nuevo en protagonista con masivas concentraciones por todo el Estado bajo el lema Parlem-Hablemos, en una apuesta inequívoca por el diálogo con el blanco como elemento distintivo y sin banderas. Un alegato en favor del sentido común que lamentablemente tendrá hoy su contrapunto con la manifestación en Barcelona que avalan los sectores españolistas más reaccionarios.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »