Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Sergio pone a Osasuna en lo más alto

OTRO TRIUNFO A DOMICILIO | El portero detiene tres penaltis y Xisco y De las Cuevas rematan una gran victoria en la otra área ante un cádiz que acaba desquiciado por la efectividad del guardameta rival

Javier Saldise Agencia LOF - Domingo, 8 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Cádiz 0-2 Osasuna VER VÍDEO Reproducir img

Los jugadores de Osasuna festejan el primer gol, obra de Xisco, espoleados por las penas máximas detenidas por Sergio Herrera.

(YOUTUBE)

Galería Noticia

Cádiz - Sergio, el joven portero de Osasuna fichado este año, sólo ha necesitado un puñado de partidos para hacerse un sitio en la historia de este equipo. El cancerbero detuvo ayer tres penaltis y mantuvo en pie a su equipo para que después, en un final loco, Xisco y De las Cuevas remataran el gran trabajo del equipo en la portería del Cádiz. En un encuentro con protagonismo indudable para el portero, Osasuna volvió a ofrecer una imagen muy sólida, de equipo poderoso y con recursos, capaz de entrar en la pelea si el rival así lo reclama, como de estirarse y demostrar calidad en los últimos metros.

Osasuna logró una victoria muy importante en el Carranza que le coloca en lo más alto de la clasificación y confirmó que la progresión del equipo es un hecho y que la empresa del ascenso se hace en encuentros como el de ayer, en los que se reclama a un equipo con bríos y se da la cara.

El partido contra el Cádiz en la Copa contempló a un Osasuna apocado, sin presencia en el área rival y huérfano de ocasiones, en el que un error defensivo liquidó el encuentro y la eliminatoria. Es decir, un Osasuna que poco tiene que ver con el que circula últimamente por la Liga, ofrecía una imagen equívoca, confusa y alejada de lo que se ve ahora. Los rojillos tenían la oportunidad de dejar las cosas claras y sacar de dudas a su rival y el partido respondió a esa posibilidad del fútbol, que suele ofrecer revanchas.

No estuvieron las cosas nada claras para Osasuna en un primer tiempo en el que se jugó muy poco y donde los acontecimientos se fueron enredando de forma sorprendente. Todo comenzó con la confusa jugada en la que el árbitro decretó un penalti en contra de los rojillos por el encontronazo entre el portero, Sergio, y el cadista Servando. El rifirrafe fue considerado como falta del meta sobre el atacante y la acción como pena máxima. A Sergio no le tembló el pulso en el lanzamiento desde los once metros y volvió a demostrar sus cualidades con una estirada que evitó el gol. La celebración de la parada, junto a la zona de los seguidores más animosos del Cádiz, le valió convertirse en el objeto de las pitadas desde entonces hasta el final del partido.

El partido se fue complicando a partir de entonces, se fue endureciendo y el juego, que no había habido mucho, se fue borrando del escenario. El viento incesante tampoco ayudaba al sosiego y con una ausencia de control patente se fueron marchando los minutos. Osasuna, que cuando se hacía con el balón demostraba verticalidad y facilidad para entrar en el área, estuvo más dominado que mandando sobre el partido. Como no hubo ocasiones de gol, al descanso se llegó como se empezó.

No hay dudas acerca del reparto de papeles en esta plantilla y, tras los muchos minutos de exhibición ante el Sporting, sólo había sitio para un cambio, el propiciado por la ausencia obligada del sancionado Lucas Torró, al que le relevó Arzura, el otro tipo de perfil defensivo por el que Diego Martínez apuesta. El argentino se aplicó con su voluntad innegable y sus pulmones de fondista a darle aire en el centro del campo a un equipo que ofreció mucho orden en la primera mitad y que solo, por querer jugar el balón en todo momento, se metió en algunas complicaciones.

Osasuna fue el primero en avisar en el segundo tiempo con un remate de cabeza de Oier que, tras una falta sacada por Roberto Torres, se marchó fuera por muy poco, con el portero haciendo la estatua ante un balón imposible de detener. El partido fue ganando en intensidad con el paso de los minutos y, con la entrada de Álvaro, el Cádiz encontró la animación que no tuvo en la primera mitad. Osasuna, combativo porque el Cádiz propuso un partido bravo y había que estar a la altura, también buscó alternativas con la inclusión de De las Cuevas.

El partido estalló de nuevo en el área de Osasuna con una de las jugadas del año, y de los últimos tiempos. A Osasuna le castigaron con otro penalti, esta vez de Aridane sobre Álvaro, y Sergio volvió a reclamar el protagonismo. El chaval detuvo el lanzamiento de Barral y el árbitro lo mandó repetir porque Aridane invadió el área antes de tiempo. Parar un tercer penalti era demasiado, pero Sergio subió a los altares del osasunismo y se metió en la historia del club y de la Liga al detenerlo. Otra vez.

Osasuna, siempre con las pilas cargadas y coraje por todos los lados, sacó por fin la cabeza en el otro lado del campo y Xisco, recién ingresado en el campo, solo necesitó el primer balón para colarlo en el fondo de la portería. Un instante después, Quique tuvo en sus botas el segundo, pero falló lo más fácil. El partido se puso nervioso hasta que De las Cuevas dio el premio de la tranquilidad a Osasuna. Que tiene una pinta fantástica.

estadísticas

Cádiz Osasuna

2 Tiros a puerta 3

4 Tiros fuera 3

16 Faltas recibidas 14

19 Faltas cometidas 18

175 Balones perdidos 169

57 Balones recuperados 67

3 Fueras de juego 2

48,4% Posesión 51,6%

1 Intervenciones del portero 2

Herramientas de Contenido