Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Gobierno cerrará el Presupuesto sin recorte de partidas por primera vez desde el inicio de la crisis

Navarra logra recuperar el equilibrio fiscal y la estabilidad presupuestaria gracias a la reforma fiscal y a la mejora de la economía
El Ejecutivo foral prevé cumplir el déficit sin necesidad de bloquear gasto

Ibai Fernandez - Domingo, 8 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Alumnos, profesores, sindicatos y federaciones de apymas, durante una manifestación en contra de los recortes en la educación pública aprobados en 2012.

Alumnos, profesores y sindicatos, durante una manifestación en contra de los recortes en la educación pública aprobados en 2012. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Alumnos, profesores, sindicatos y federaciones de apymas, durante una manifestación en contra de los recortes en la educación pública aprobados en 2012.

PAMPLONA- El Gobierno de Navarra cerrará el ejercicio sin necesidad de bloquear partidas del presupuesto por primera vez desde el inicio de la crisis. La mejora de la economía y el aumento de la recaudación han permitido recuperar la estabilidad y el equilibrio de unas cuentas públicas descuadradas por la crisis, de forma que el cierre presupuestario de 2017 va a evitar las tensiones contables generadas por la escasez presupuestaria.

Este año, tanto la ejecución del gasto como los ingresos van dentro de lo previsto y, por primera vez desde 2008, no serán necesarios ajustes de ultima hora para evitar los números rojos. Más allá de que cada departamento pueda dejar de ejecutar por motivos propios alguna de las partidas asignadas a principio de año, Hacienda descarta aplicar medidas adicionales de bloqueo o recorte. Algo que sí fue necesario en los últimos ocho años, en los que el Gobierno foral tuvo que dejar de ejecutar algunas líneas de gasto para evitar desvíos.

Según datos a cierre del primer semestre, la recaudación tributaria ha crecido este año un 9% con respecto al mismo periodo del año anterior, y un 12,8% respecto a 2015. Algo que el Gobierno atribuye a la reforma fiscal aprobada hace dos año, así como a la buena marcha de la economía. Un escenario que permitió el pasado año cumplir, por primera vez, los objetivos de déficit, deuda y regla de gasto que fija el Estado, y que el departamento de Mikel Aranburu confía en volver a repetir este año sin necesidad de recurrir al bloqueo de partidas.

Bloqueo de partidasNavarra empieza a recuperar así la estabilidad presupuestaria que había perdido tras años de crisis, en los que la caída de ingresos y varias prórrogas presupuestarias habían limitado el margen de inversión prácticamente a lo imprescindible. No obstante, se mantienen todavía las limitaciones que marca la propia realidad económica, así como el estrecho control que ejerce el Estado en virtud de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que impide a Navarra gastar más de lo que logra ingresar con recursos propios. Un escaso margen de déficit que para este 2017 será inferior a los 100 millones, lejos de los más de 500 millones anuales que Navarra llegó a tener en los años más duros de la crisis, y que motivaron que se disparara la deuda.

Ese estrecho margen fijado por el Estado es el que ha obligado a ir reduciendo progresivamente el déficit presupuestario, bien por la vía de los ajustes o bien por la mejora de los ingresos. Haciendo que fuera prácticamente habitual que todos los años el Gobierno acabara bloqueando partidas para poder cerrar dentro de los márgenes establecidos.

Así ocurrió por ejemplo el año pasado. En junio, el Ejecutivo autonómico decidió bloquear 23 millones de 39 partidas para poder cumplir con todos sus compromisos, algunos de los cuales habían llegado sobrevenidos durante el año por lo que no estaban incluidos en el presupuesto. Finalmente, la mejora de la recaudación permitió limitar el impacto de la medida, por lo que al cierre del ejercicio se redujo el ajuste a 7 millones, que se destinaron a otras partidas del presupuesto.

La inestabilidad de las cuentas llevó también a requerir el bloqueo de diversas partidas en los años anteriores. En 2015, por ejemplo, a los tres meses de ejercicio y antes de dejar el poder, el Gobierno de UPN bloqueó partidas por 63,52 millones de euros a la vista de que no iba a poder ejecutar. En 2013 la cifra fue de 16 millones y en 2014 de 13 millones. Tres años en los que el Gobierno contaba con presupuestos prorrogados, lo que en principio facilitaba las modificaciones de gasto sin recurrir a los ajustes.

Recortes de 2010 y 2011La situación sin embargo fue mucho más traumática los años anteriores. En septiembre de 2012 el Ejecutivo de UPN se vio en la necesidad de bloquear 87,24 millones del presupuesto para hacer frente a la caída de ingresos. Un escenario que fue mucho más dramático en 2010 y en 2011, en los que la Hacienda foral, con Álvaro Miranda de consejero, ordenó bloqueos por 100.18 y 151,22 millones respectivamente.

Fueron los años en los que la crisis golpeó de forma más dura, con especial incidencia en el empleo y en una recaudación que en ambos ejercicios quedó muy por debajo de lo previsto. Ello, unido a las nuevas normas de estabilidad financiera fijadas por el Gobierno central, llevaron al Ejecutivo de UPN aplicar medias drásticas. En muchos casos además en forma de recorte presupuestario en la medida en que el objetivo era reducir gasto, y no atender otras partidas.

En total, entre 2009 y 2015 los gobiernos de UPN llegaron a bloquear partidas por 432 millones. Entre ellas algunas especialmente simbólicas como la paga extra de los funcionarios de 2012 o buena parte de las subvenciones otorgadas a entidades y colectivos. Recortes que luego quedaron consolidados para los años siguientes, y que poco a poco el nuevo Gobierno empieza a revertir, como son los casos de las cocinas hospitalarias, los ratios en las aulas o la renta garantizada.

Ejecución presupuestariaHacienda en cambio vive ahora con mayor tranquilidad el cierre del presupuesto. Pendiente del acuerdo en torno al Convenio, que el Ejecutivo sigue confiando en cerrar antes de final de año, la ejecución del presupuesto va dentro de las previsiones. A 31 de agosto era del 61,4%, ligeramente inferior al 64,4% de 2016.

Por departamentos, Hacienda es la consejería con mayor ejecución presupuestaria, un 70,5%, vinculada sobre todo al calendario de pagos tanto a contribuyentes como al Estado vía Convenio Económico. Por encima del 60% están Educación (63,2 %), Interior (62,4) y Salud (61,6%). Por debajo quedan derechos sociales (56,2%) y Desarrollo Rural (54,5%), mientras que Relaciones Ciudadanas (41,1%) y Desarrollo Económico (36,9%) no habían gastado a finales de agosto la mitad de su presupuesto.