Sorogain, unión entre valles fronterizos

La exhibición del juego pilotasoro y la sokatira femenina, entre las novedades de la 5ª edición de las fiestas de Sorogain

Patricia Carballo - Domingo, 8 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los productos alimenticios tuvieron mucho éxito.

Los productos alimenticios tuvieron mucho éxito. (PARTICIA CARBALLO)

Galería Noticia

Los productos alimenticios tuvieron mucho éxito.El juego de pelota ‘pilotasoro’ se jugaba antaño en los campos, obviamente, sin frontis.Alberto Urbelz y Francisco Murillo, asando 12 corderos para el ‘zikiro-jate’.

SOROGAIN- Una vez más, el Pirineo demostró que las fronteras no existen, con la celebración de la quinta edición de las fiestas de Sorogain. Vecinos de los valles colindantes de Erro, Esteribar, Aezkoa, Aldudes y Baigorri se reunieron en los alrededores del albergue para disfrutar de una jornada de hermandad. “En este día se traduce nuestro objetivo de trabajar en común y hacer relación entre pueblos, siempre con la intención de hacer nuevos proyectos”, aseveraban ayer desde Mugak Apurtu (Rompiendo fronteras), un colectivo integrado por jóvenes de uno y otro lado de la muga e instaurado hace cinco años con la intención de recuperar las relaciones históricas reforzando el uso del idioma común, el euskera.

Bajo un sol espléndido y con una temperatura primaveral, quienes se acercaron a este idílico paraje pudieron disfrutar de una jornada intensa. Durante la mañana, varios artesanos de la zona expusieron en un mercadillo sus mejores productos, desde patés, quesos y mermeladas hasta bisutería y jabones, acompañados de la música de las txalapartaris de Mezkiritz. Asimismo, hubo una exposición de fotografías y un concurso de quesos, en el que participaron varios productores de la zona y en el que, por primera vez, se pudo puntuar el mejor queso a través de una votación popular.

PELOTA Y ZIKIRO La novedad en esta edición ha sido la exhibición del juego de pelota Pilotasoro. “Es un deporte que siempre hemos oído que se jugaba, también tenemos toponimia en nuestros campos, pero ahora se ha perdido completamente”, reconocían desde la organización. Así, un equipo de pelotaris venidos de Oiartzun desafiaron al equipo formado por vecinos locales a disputar un partido de esta modalidad ligada tradicionalmente a los pastores. “Los años anteriores solíamos organizar el concurso de perros pastores, pero viendo que la gente ha perdido algo de interés, nos decidimos a traer algo nuevo”, confesaban.

Mientras, los vecinos Alberto Urbelz, nacido en Sorogain, y Francisco Murillo, desde Olondritz, ultimaban la preparación del zikiro-jate, con ayuda de Xabi Cía, Álvaro Villanueva y Pixpi Villanueva. “Disfrutamos mucho haciéndolo. Llevamos 4 horas y media y hemos asado 12 corderos de 9 kilos cada uno”, expresaba Murillo. Un delicioso manjar que luego sirvieron con piperrada en la comida popular bajo la carpa que aunó a 220 comensales.

Por la tarde, tras una sobremesa amenizada por Iruñean Kantuz y Menditarrak Taldea, hubo una exhibición de herri kirolak, con la participación de los grupos femeninos de sokatira de Baigorri y Leitza, y posteriormente, una actuación de bertsos. La tarde se prolongó hasta la madrugada con la música de los conciertos de Oinutsik, Falta, Dj Nono y Dj Manex. Un completo día en el que se compartió cultura, tradición y deseo de seguir trabajando juntos.