Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El unionismo se lanza a recuperar la voz de la calle

Unos 350.000 manifestantes, según la Guardia Urbana, en una marcha copada por el PP y en menor medida

POR | Ciudadanos
Piden prisión para Puigdemont y activar el artículo 155
Ultras acosan a mossos tras la marcha

Igor Santamaría - Lunes, 9 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vista de la manifestación contra el independentismo convocada por SCC ayer en Barcelona.

Vista de la manifestación contra el independentismo convocada por SCC ayer en Barcelona. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Vista de la manifestación contra el independentismo convocada por SCC ayer en Barcelona.
“Los catalanes no nacionalistas formamos también parte del paisaje y somos sociedad catalana” “La DUI no daría respuesta a esa mayoría de catalanes que defiende el derecho a decidir, un 80%” “En defensa de la democracia y la libertad. Preservaremos la unidad de España. No estáis solos” “El nacionalismo excluyente es un virus que ya asoló Europa en dos guerras y lo que hace falta es más unidad”

pamplona- La Diada, el referéndum del 1-0 y la posterior huelga general pusieron de manifiesto que si algo tiene ya ganado el independentismo es la calle, y con ello buena parte del relato internacional sobre lo que está aconteciendo en Catalunya. No es de extrañar, por ello, que las grandes empresas, el imperio económico, entre otros, se hayan lanzado casi a la desesperada a tratar de evitar que el Govern de Carles Puigdemont y el conjunto del soberanismo tire hacia adelante con la declaración unilateral de independencia (DUI), oficializándola mañana. Como palanca para detener la apuesta rupturista el Gobierno de Mariano Rajoy, y en general el unionismo, ha llamado también a filas a la población que defiende a ultranza la “unidad de España”, anteponiéndola incluso al diálogo, y para ello reunió ayer en Barcelona a decenas de miles de personas bajo el lema Recuperem el seny, abogando por no rediseñar la cuestión territorial ni tampoco una sola coma de la Constitución.

Con ello, llegó el baile de cifras: mientras los convocantes, la entidad Societat Civil Catalana, recontaron hasta 950.000 personas que discurrieron desde la plaza de Urquinaona y hasta el Pla de Palau y la estación de Francia, con la orden de no mostrar una sola enseña preconstitucional y solo rojigualdas, senyeras y pancartas de rigor;la Guardia Urbana estancó la cifra de asistentes a la marcha en 350.000. La Policía Nacional se quedó en 400.000 manifestantes, no pocos procedentes en autobuses desde otros puntos del Estado y muchos desembarcados en AVE horas antes.

“Ninguna conjura independentista destruirá la democracia, 500 años de historia, ni convertirá a España en un país tercermundista”, proclamó al final del acto el escritor y personaje del papel couché Mario Vargas Llosa, que leyó un manifiesto acompañado del exlíder socialista Josep Borrell. Con banderas españolas tapando hasta las cabezas, se volcó en la manifestación la dirección del Partido Popular, con sus principales líderes parlamentarios, entre ellos la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat. Junto a ellos el núcleo duro de Ciudadanos, con Albert Rivera e Inés Arrimadas. El PSC, que nunca había secundado actos de esta plataforma, llamó a estar presentes a sus simpatizantes pero poniéndose de perfil. El manifiesto de Societat Civil pidió acabar con la “marginación” de los catalanes no nacionalistas, así como con la “confrontación, confusión y el dolor” que según ellos vive la población tras el 1-O. “Ningún actor político debe obviar que los catalanes no nacionalistas formamos parte del paisaje y que somos también sociedad catalana. Tenemos derecho a ser escuchados y a ser tenidos en cuenta”, rezaba el comunicado.

Las agujas del reloj avanzan y aún es una incógnita saber por dónde tirará mañana el president Puigdemont: si se decantará por una DUI en diferido, que dé un plazo de cinco o seis meses para tratar de buscar diálogo y mediadores, como le han aconsejado algunos miembros del PDeCAT;si irá a por todas como quieren la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium, la CUP, una mayoría de ERC y no pocas personas de la extinta Covergència;si convocará unas nuevas elecciones de carácter plebiscitario que refuercen otra vez el procès;o si claudicará, harto difícil tras el recuento del 1-O, ante las amenazas del Gabinete Rajoy.

el soberanismo carga pilasDesde luego, ni la mediática fuga de empresas ni marchas como la de ayer están medrando al independentismo, que durante las últimas 24 horas ha optado por recogerse y el silencio. La orden en sus filas era clara. Era la de ayer la jornada del españolismo para expresarse sin complejos y debían tener su sitio, huyendo de confrontaciones. Por eso, bien coordinados, funcionó el intercambio de mensajes en el seno del soberanismo para dedicar el domingo a guardar fuerzas porque son conscientes de que van a llegar días donde tocará pisar el terreno donde mejor se desenvuelven: la calle.

En la marcha unionista quien recibió más reproches fue sin duda Puigdemont, con soflamas invitando a “encarcelarlo”. Muchos de los lemas y cánticos ensalzaron la relación entre España y Catalunya: Viva España y viva Catalunya, Som catalans, Catalans, España os quiere. Abundaron también los que aludieron al orgullo español: Yo soy español, españoly Sí a la unidad de España. Otros fueron críticos con la Generalitat y el Jefe del Govern: Puigdemont a prisión, Diálogo? No. A prisión;Golpe ruinoso, no, golpe tapafraudes, no”.Alguno cayó en el recuerdo de lo sucedido en la CAV años atrás, como por ejemplo el presidente del PP de Catalunya, Xavier García Albiol, para quien en las últimas dos décadas “ha habido dos momentos históricos en los que los ciudadanos han salido a la calle. La primera fue para defender el honor de Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA, y la segunda para defender la unidad de España. Que sepa Puigdemont que no se lo permitiremos”.

Por su parte, el expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, censuró a las empresas que han cambiado de domicilio social por haber demorado esta decisión. “¿No lo podíais haber dicho antes? Todo lo que dijisteis en privado, ¿por qué no lo decíais en público?”. “Todos tenemos un poco de culpa por haber callado demasiado”, admitió mientras mandaba callar a quienes coreaban que Puigdemont debía estar entre rejas. “Os pido que extendamos el respeto, que reconstruyamos el afecto, que nos queramos”. Y añadió: “Catalunya no es como Kosovo, Lituania o Algeria”. Un recordatorio a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, quien según el debería haber dimitido al no reconocer como catalanes a quienes votan “a determinados partidos políticos”. También criticó al conseller Jordi Turull por tachar de “súbditos” a quienes no apoyaron el referéndum. Somos tan ciudadanos de Catalunya como ellos”. Desde Facebook se pronunció el expresidente español, José María Aznar, reiterando su ánimo “a todos los españoles que impulsados por su compromiso con España y su Constitución han sabido reaccionar con ejemplaridad en esta hora crítica de nuestra nación”.

societat civil catalana

Manifiesto de la organización

Xavier Domènech

Portavoz de En Comú Podem

mariano rajoy

Presidente del Gobierno

felipe gonzález

Expresidente del Gobierno

Desde otra red social, en su cuenta oficial de Twitter, habló el presidente Mariano Rajoy para expresar: “En defensa de la democracia, la Constitución y la libertad. Preservaremos la unidad de #España, #NoEstáisSolos”. A su vez, al término del acto el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo destacó la importancia de “empezar a tender puentes”. Con el título Democracia, libertad y estado de derecho, el manifiesto leído quiso dejar claro que “Catalunya somos todos. No es solo de los nacionalistas”. Al mismo tiempo, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, era abucheado en la estación de Sants, allí presente tras participar el sábado en el programa FAQ de TV3, algo que asumió “como político”. Como epílogo, Vargas Llosa cerró con un “viva la libertad, visca Catalunya y Viva España”, afirmando que “todos los pueblos viven momentos en los que la razón es barrida por la pasión”. Eso, a su juicio, “puede ser destructiva y feroz cuando la mueven el fanatismo y el racismo. La peor de todas es la pasión nacionalista, religión laica, herencia lamentable del peor romanticismo”.

ataque a mossosY aunque Societat Civil quiso evitar conatos de violencia, por la tarde, los hubo, cuando manifestantes ultras que continuaban en la plaza Sant Jaume estuvieron atacando, presionando y acosando a agentes de los Mossos que pasaban a pie, lanzándoles latas de cerveza y recriminándoles “Esos mossos a la cola del Inem” y “Trapero en Alcalá Meco”. Asimismo, al margen de esta concentración se celebró otra, con un recorrido alternativo, a la que acudieron grupos de extrema derecha, entre ellos Falange o Plataforma per Cataluña.

La calle ha visto al independentismo, a los adalides del diálogo y al unionismo recalcitrante. ¿Por dónde se romperá la baraja?

apuntes

Saludos fascistas. La versión digital del Daily Maildestacaba ayer los saludos fascistas vistos en la manifestación de Barcelona. “Una manifestación antiindependencia millonaria ha estallado en violencia después de que un rufián de extrema derecha atacara a un fotógrafo y los nacionalistas hicieran saludos fascistas en las calles de Barcelona”, escribía, simplificando y dramatizando lo ocurrido.

Trabas a ETB. Un grupo de personas empujó ayer a un redactor de ETB e intentó en dos ocasiones quitarle el micrófono mientras se disponía a entrar en directo para el Teleberri de mediodía.

Abucheos a Iglesias. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, fue abucheado en la estación de Sants de Barcelona por un grupo de medio centenar de personas que acudían, equipadas con banderas nacionales, a la manifestación en favor de la unidad de España.

UPN, con los españoles de bien.Una delegación de UPN, encabezada por su secretaria general, Yolanda Ibáñez, y su vicepresidente, Óscar Arizcuren, participó en la manifestación de ayer en Barcelona. Los regionalistas fletaron además un autobús hasta la capital catalana. Lo hizo para mostrar “total apoyo a la unidad de España y al orden constitucional” y defender su visión de Navarra “como Comunidad Foral diferenciada dentro de España y de Europa”. Foto: @sergiosayas

Más sobre España

ir a España »

Últimas Noticias Multimedia