Un caserío, tres personajes y un viaje por distintas épocas, en ‘Atte hil aurretik’

La obra se representa hoy a las 20.00 horas en la Escuela Navarra de Teatro

Amaia Rodríguez Oroz Patxi Cascante - Martes, 10 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La actriz Miren Tirapu, ayer en un momento del encuentro con los medios.

La actriz Miren Tirapu, ayer en un momento del encuentro con los medios.

Galería Noticia

La actriz Miren Tirapu, ayer en un momento del encuentro con los medios.

pamplona- Ane ha escuchado cada noche durante años el mismo cuento de su abuela Maxus. Llegan los carnavales y, como siempre, la protagonista decide celebrarlos en el baserri Erremosenea. Allí, con la ausencia de su abuela y la propia fiesta del carnaval, que conmoverá a Ane, la joven desvelará el verdadero significado de aquel cuento de buenas noches. Este es el argumento principal de Atte hil aurretik, una obra producida por la compañía Beheko Larraine y enmarcada dentro del ciclo Garaikide de expresión artística contemporánea en euskera organizado por el Ayuntamiento de Pamplona. Sobre el escenario estará la actriz Miren Tirapu Goikoetxea, creadora de esta propuesta, quien representará a los tres personajes que protagonizan esta obra dirigida por Maika Etxekopar. La función será hoy, a las 20.00 horas, en la Escuela Navarra de Teatro (entradas por 5 euros).

Atte hil aurretik (Antes de que muriese el padre) está ambientada en los carnavales de un caserío. Se trata de la puesta en escena de tres personajes a los que da vida la actriz Miren Tirapu y, mediante juegos de luces y el uso de objetos, el público viajará a través de distintos espacios y épocas. Siguiendo los caminos de la comedia y la tragedia, se adentrará en el mundo de los secretos. “Se trata de mostrar, mediante una escenografía muy sencilla, el peso de las tradiciones y la cultura y cómo las nuevas generaciones encuentran muchas dificultades para desprenderse y desapegarse de todas esas costumbres que la sociedad adquiere en un pequeño pueblo, como en el que se ambienta la obra”, subrayó ayer Tirapu en un encuentro con los medios de comunicación.

La historia es ficticia aunque para su creación, Tirapu tuvo que realizar una labor de investigación y de inmersión en la vida en un caserío y en un pueblo pequeño. “Es una historia ficticia pero que tranquilamente podría ser real”, sostuvo. “He tenido que escuchar muchas historias de personas mayores para descubrir cómo se vivía hace unas décadas”, comentó la actriz, para quien “ha resultado muy enriquecedor aprender ciertas cosas que hoy en día nos parecerían increíbles”. No quiso entrar en detalles puesto que considera que lo mejor para aprender de estas historias es “ver la obra y que cada uno saque su propia conclusión”. “No voy a dejar todo cerrado y dar la solución a todas las preguntas que voy a plantear al público, puesto que considero que una misma obra puede tener muchas lecturas y es muy enriquecedor tener la certeza de que así ha sido, a través de los comentarios o las preguntas del público tras la representación”, añadió.

tres personajes, una actrizPara Tirapu, el reto de estar sola en el escenario -era la primera vez que preparaba un montaje como este- ha sido “complicado” a la par que “maravilloso”. “Era un proyecto que tenía en mente desde hacía mucho tiempo y ha resultado muy enriquecedor;defender tres personajes en algo más de una hora ha sido un reto emocionante”, afirmó la actriz, quien reveló que “la escenografía es muy sencilla” pero que permite al espectador viajar por diferentes espacios.

Por último, Tirapu quiso resaltar la importancia que ha tenido la incorporación de Maika Etxekopar a este proyecto. “Necesitaba una mirada externa, que me dijese lo que funcionaba y lo que debía modificar”, señaló, y agradeció a la también actriz y música su trabajo de colaboración durante el último año junto con la compañía.