Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“Tenía una idea de por dónde podían tirarlos”

protagonista |  sergio pide perdón por enredarse en la jugada del primer penalti, reconoce que tenía pique con el cádiz y destaca la progresión del equipo

Javier Saldise | Mikel Saiz - Martes, 10 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Sergio Herrera, ayer corriendo en Tajonar.

Sergio Herrera, ayer corriendo en Tajonar.

Galería Noticia

“Hace dos años paré tres, pero fue en una tanda de penaltis; esto me hace mucha ilusión” “Pido perdón por esta jugada en la que no me salieron las cosas y pude penalizar al equipo” “El cabrón del defensa se para y me la lía, incluso se pone hielo en la nariz, pero no fue una decisión correcta mía” “En los penaltis me ayudaron Sanzol y Manu, que hablamos y tenía una idea de cómo los tiran” “Tenía algún rencorcillo del partido de la Liga pasada con el Huesca” “Si lío una ‘anchoa’ en cada uno de los cinco siguientes partidos, me voy al banquillo”

pamplona - Sergio Herrera, sincero y echado para adelante, habla tan claro que a cada pregunta ofrece una respuesta que sirve de titular. El portero de Miranda de Ebro viene de hacer historia y ocupar un sitio entre los metas con un registro poco común -detener tres penaltis en un partido-, pero con la misma honestidad destaca las habilidades del equipo para que los rechaces no entraran y asume que se metió en un enredo en la acción del primer penalti que pudo tener un final peor. Tampoco oculta que tenía su pique con el Cádiz.

“No me siento protagonista, creo que la final estamos siendo protagonistas todos”, explicaba ayer en Tajonar, en la conferencia de prensa tras el entrenamiento. “Llevamos una racha que no viene solo del partido de Cádiz. Ya hace un par de meses avisé de que estábamos en construcción, poco a poco el equipo va consiguiendo una base. Estamos contentos por cómo están llegando los resultados”.

Sergio asume de todos modos que ya tiene un partido que recordar. “Hace dos años paré tres seguidos en una tanda de penaltis y en ese momento me hizo mucha ilusión, pero lo del otro día fue algo para poder contar. Pero sin excusarme de errores que podían haber penalizado al equipo por una jugada que no debo de hacer. Y que no me salió como yo quería. No estoy de acuerdo con la decisión, porque como esa jugada hay muchas a lo largo de la temporada, pero el árbitro decide pitar penalti y me tocó a mí ser la cabecilla de turco. Hay que aprender de eso y no volver a hacerlo. Podía haber penalizado al equipo y pido perdón”.

El cancerbero rojillo recuerda que lo que quiso ser un acto de pillería, se desniveló para el lado del jugador del Cádiz. “Sabía un poco cómo eran ellos, que ahí podíamos rascar algo, una tarjeta a un central en el minuto 20 era algo positivo. Y más en el caso de Servando, al que le gusta mucho sacar el codito. La he jugada le he visto cincuenta veces: cojo el balón arriba, salgo a sacar la contra, él me choca primero, y luego o intento buscarle y a la tercera, el cabrón se para y me la lía. Y encima se toca la cara, entra en su juego, se pone hielo en la nariz, creo que ahí la deportividad de ellos no fue la correcta, pero tampoco fue una decisión correcta la mía. Todo fue provocado por un error mío y lo asumo, pero luego tuve la fortuna de poder pararlo y solucionarlo”.

Sergio, que insistía en eludir el protagonismo que ha tenido en la última jornada, recordaba también el trabajo de sus compañeros en el campo y con los que trabaja específicamente. “Quienes me ayudaron fueron Richard -Sanzol, el preparador de porteros- y Manu -el otro meta del equipo-. Antes de salir al partido hablas de cómo han sido los anteriores penaltis, lo debates, y tenía una idea clara de por donde podían tirarlos y salió. Y el equipo estuvo increíble en los rechaces, sobre todo en el último, que se queda para meterlo. Cuando lo paro pensé que me lo metían en el rechace, pero aparecieron Lillo y David. Eso es una ayuda, no lo paro sólo yo, sino los compañeros pendientes”.

“Hay que ser realista que ha sido también mediático, pero bueno, al final te hace ilusión, pero es lo que digo: si cojo y en los próximos cinco partidos lío una anchoa (error) en cada partido, me voy al banquillo, no...”, continúa, y añade con gracia indudable. “Entonces, hay que cambiar el asunto, pensar el jueves en el Albacete, y en los puntos tan importantes que tenemos por delante”.

El meta burgalés insiste en una sinceridad innegable, porque reconoce que había alguna rencilla guardada, pero con el Huesca en el Carranza. “Se trata de aprender de estas cosas y la forma de celebrar la parada del primer penalti no es la correcta, metiéndome un poco con la gente, no fue un gesto bueno. Pero es un penalti que considero que no es justo, aunque lo puede pitar. Un poco de rencorcillo, hay mucha adrenalina, el recuerdo del partido con el Huesca en el que nos jugábamos el cuarto puesto y nos empatan en el minuto 95 y hubo entonces alguna gracia. Un poco de todo, al final el fútbol es así, un día ganas uno y otro día gana otro”.

“Cada uno es como es”, reconoce su efusividad en el césped. “Tengo que celebrar estas cosas para mí, aunque esta victoria fue muy buena”.

Inclusos sus registros camino de ser uno de los menos goleados de la categoría, le sacan de su pensamiento de que todo tiene que ver con el colectivo. “Aunque soy el menos goleado, estamos en la jornada octava y esto es una racha. Pero si miramos atrás el portero del equipo que ha ascendido gana el Zamora -el apelativo que se asigna al menos goleado-. Si vamos por ese camino también iremos por el otro. Es importante, pero más acabar en un buen puesto”.

los datos

El protagonista. Sergio Herrera Pirón nació en Miranda de Ebro (Burgos) el 5 de junio de 1993 -tiene 24 años-. Mide 1,92 metros y pesa 79 kilos.

Trayectoria. Se formó en el equipo de su localidad natal, el Club Deportivo La Charca, de donde pasó al Alavés en edad infantil. En el conjunto vitoriano militó en Tercera y Segunda B, también jugó en el Laudio y en el Amorebieta antes de pasar la temporada pasada al Huesca y de ahí, el verano pasado, a Osasuna.

Herramientas de Contenido