El mercado del segundo Ensanche, en su mayor reforma en 70 años

Las obras para 2018 incluyen la impermeabilización y el aislamiento térmico del recinto

Un dinamizador comercial sustituirá a la figura de gerente

Marivi Salvo Mikel Saiz/ P. Cascante - Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Imagen de archivo de uno de los puestos de frutas y verdudas del Mercado del Ensanche, fundado en 1948.

Imagen de archivo de uno de los puestos de frutas y verdudas del Mercado del Ensanche, fundado en 1948.

Galería Noticia

Imagen de archivo de uno de los puestos de frutas y verdudas del Mercado del Ensanche, fundado en 1948.La concejala Patricia Perales y Gerardo Hurtado.

pamplona- Las obras podrían comenzar en la primavera del año que viene y no afectarán a la actividad diaria de los puestos. El Ayuntamiento de Pamplona anunció ayer que va destinar, a través de la Sociedad Pública Comiruña, casi un millón de euros a las obras del Mercado del Ensanche, una reforma que supone la intervención más importante en este espacio municipal construido en 1948, y que cuenta con 61 puestos y 21 locales comerciales, de los que en este momento solo hay 4 vacíos. El proyecto será presentado hoy en el Consejo de Comiruña para su aprobación, y se quiere acometer enseguida. La parte de licitación y trámites administrativos durará seis meses y otros seis las obras, para que pueda estar terminado en otoño de 2018.

En rueda de prensa, la concejala de Economía Local Sostenible, Patricia Perales, y el director del área de Hacienda, Gerardo Hurtado, explicaron los detalles de la actuación, que supondrá, además, la sustitución de las carpinterías en la cubierta, obras de eficiencia energética, climatización e iluminación, un nuevo tratamiento del suelo y la creación de nuevos espacios como un aula taller de cocina, “muy demandada”, de 100 m2 y que se ubicará junto al actual restaurante, que, además, podrá ser “un lugar de encuentro” entre los profesionales del sector.

Patricia Perales avanzó que, a excepción de las dos retoques de 1984 y 2004 (en 2008, además, se convirtió el supermercado en restaurante), el Mercado del Ensanche apenas ha tenido mejoras, de ahí que ahora se quiere actuar de lleno, con el objetivo de “seguir mejorando el patrimonio municipal”, y, a la vez, “impulsando la actividad de los mercados”, y dándoles un protagonismo especial en la actividad de la ciudad. De hecho, según añadió, el proyecto recoge las “propuestas hechas por las y los comerciantes;son mejoras que van a responder a deficiencias actuales y, sin duda, van a contribuir a la mejora de la actividad diaria” de este espacio.

COMERCIANTES ACTIVOSEl director del área de Hacienda, Gerardo Hurtado, explicó que el mercado “tenía unas debilidades estructurales que queríamos acometer” y además unos problemas “de gestión y administración”, a los que se quiere dar salida.

Así, tras las conversaciones realizadas con los comerciantes, se va a apostar por impulsar la gestión del mercado desde Comiruña, pero “de la mano” de los tenderos, a los que se pide también que se involucren en la modernización de la vida del mercado municipal, un relanzamiento que, a futuro, podría incluir “la ampliación de los horarios de apertura”, dijo Hurtado. Perales añadió que el sistema de gestión pública del mercado “no cambia”, aunque sí la plaza de gerente se va a amortizar y sustituir por la figura de un dinamizador del mercado, un perfil “más acorde” para relanzar este espacio y que saldrá a contratación pública. De hecho, la figura de este dinamizador contará con un despacho en el Mercado, de unos 35 m2 y que se habilitará junto a la nueva aula de cocina.

En estos momentos, el mercado solo tiene 4 puestos vacíos, y el área se plantea, por ejemplo, la posibilidad de que se cambiaran los estatutos ya que hay comerciantes que quisieran optar a otros puestos “y así podrían ocuparlos”. Porque, según Perales, “nuestra apuesta es no dejar morir el mercado sino darle el protagonismo que debe tener”.