División en Tafalla por los cambios en el tráfico de Severino Fernández

Algunos comerciantes del centro critican que las nuevas normas pondrán la “puntilla” a sus negocios

Ainara Izko - Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Señal colocada junto a la entrada a la calle Escuelas Pías.

Señal colocada junto a la entrada a la calle Escuelas Pías. (AINARA IZKO)

Galería Noticia

Señal colocada junto a la entrada a la calle Escuelas Pías.

TAFALLA- Tal y como se anunciara en junio, la Comisión de Seguridad Ciudadana, Tráfico, Limpieza y Conservación, cuya máxima responsable es la edil Goizeder Juango (Iniciativa por Tafalla), ha materializado los cambios circulatorios previstos en la avenida Severino Fernández, una de las principales vías de la ciudad. Para ello, se ha pintado una raya continua que sustituye a la anterior discontinua en la entrada a tres calles y se ha colocado la correspondiente señalización avisando de la reordenación.

En concreto, los vehículos que circulen en dirección sur-norte (de Olite a Pamplona) no podrán girar a la izquierda en las calles Escuelas Pías, República Argentina y Arturo Monzón, de tal forma que tendrán que desplazarse hasta la rotonda de la avenida Pamplona (situada junto a la escultura dedicada al rey Carlos III el Noble) para dar la vuelta y poder acceder a las mismas. También podrán atajar y cambiar de sentido haciendo uso de las calles Sánsoain o Sansomain (ubicadas en las inmediaciones de Altagón, los Juzgados o la sede de la Policía Foral).

No obstante, esta limitación se establecerá solo en caso de entrada. Esto quiere decir que los vehículos que salgan de estas calles sí podrán girar tanto a la izquierda como a la derecha para incorporarse a la avenida (en esos casos se ha pintado una raya discontinua). Asimismo, los vehículos que circulen en sentido norte-sur (de Pamplona a Olite) también podrán girar a la izquierda si lo desean y acceder, entre otras, a las mencionadas calles Sánsoain o Sansomain.

Con esta medida, que cuenta con el respaldo de todos los grupos municipales, se quieren evitar los embotellamientos que solían formarse habitualmente en estos puntos. “Es una manera de organizar el tráfico porque últimamente se estaban dando varios golpes en la zona”, subraya Juango, quien explica además que las “mejoras” entraron en vigor este mismo lunes por lo que ayer todavía se veía a algún despistado que se saltaba las nuevas normas.

Quejas El cambio, sin embargo, no ha contentado a algunos comerciantes de la calle Mayor, quienes denuncian que la reordenación del tráfico será la “puntilla” para sus negocios al obstaculizarse, de alguna manera, el acceso a los mismos.

“Solo han pensado en la seguridad vial, no en la seguridad económica de los comercios”, lamentan, a la par que dicen sentirse agraviados en comparación con las grandes superficies, que sí cuentan con grandes rotondas para facilitar el acceso de los vehículos a las instalaciones.

En este sentido, Goizeder Juango reconoce que se trata de una decisión “controvertida”, pero apela a la comprensión ciudadana. “En la anterior legislatura ya se quiso hacer, pero al final no se llevó a cabo. Creo que hay que dar un margen de tiempo para que la gente se acostumbre y si no funciona, siempre se puede echar marcha atrás” indica. “Nosotros miramos por la seguridad del pueblo. No se está cortando el acceso, simplemente se ha modificado la entrada para que el tráfico fluya. Entiendo que es una decisión dura, pero hay mucha gente que lo estaba demandando, mientras que a otros no les gusta”, admite.